El-pene.com
La Andropausia y la Crisis de la Mediana Edad

Menopausia masculina o andropausia. Terapia de reemplazo de la testosterona. Viagra - cómo funciona, cómo conseguirlo. La crisis masculina de la mediana edad.


ENLACES A OTRAS PÁGINAS EN ESTE SITIO

Home ] El tamaño del pene ] La anatomía y la circuncisión ] Agrandamiento del Pene ] Sexualidad masculina ] Maneras de Mejorar el Sexo con El ] Posiciones sexuales ] Qué Postura Sexual es la Mejor Para ti ] Eyaculación precoz ] Falta de eyaculación y falta de orgasmo ] Condones y contraconcepción ] Masturbación ] [ Andropausia y la crisis de la edad intermedia ] Problemas del pene ] Hipospadias ] Enfermedad de Peyronie ] Testículos y escroto ] La Sexualidad Femenina y El Clítoris ]

It is natural for a man to experience ejaculation delay as he ages. Click here to find out about this phenomenon.


La Andropausia y la Crisis de la Mediana Edad

¿Suena esto familiar?

La historia típica de un hombre de edad intermedia que gradualmente pierde su ímpetu, fuerza, energía y entusiasmo para la vida y para el amor. El hombre de acción se ha convertido de repente en el hombre de la inacción. Un cansancio mental y físico que lo envuelve todo desciende sobre él, a menudo sin razón aparente. Él cambia de ser una persona positiva, optimista con la que se está bien a un sujeto negativo, pesimista y depresivo con una mente dolorida y es cada vez más difícil vivir o trabajar con él. En el trabajo parece haber 'salido del hervor' y ninguna dosis de ánimo o apremio mejora su rendimiento. En la casa, las relaciones familiares tienden a volverse cada vez más restringidas, y la vida y actividades sociales menguan y se marchitan. Su vida sexual usualmente es un área de desastre, con pérdida de la libido y fallas intermitentes para obtener una erección conducente a una ansiedad por el rendimiento y eventualmente la impotencia total. Esto crea una espiral descendente de funciones declinantes en ambos, el dormitorio y el escritorio. (Dr Malcolm Carruthers,  Maximizing Manhood (Maximizando la Virilidad), página ix.) 

La Disfunción Eréctil

Hola. Me llamo Rod Phillips. Sé que tu disfunción eréctil te está afectando mucho tu auto-estima personal y sexual. La buena noticia es que, en la mayoría de los casos, este problema tiene solución.

¿Quién sufre de problemas eréctiles ?

Casi la mayoría de los hombres, en algún momento en sus vidas, sufren de disfunciones eréctiles. Nuestro pene es uno de los puntos más flacos de nuestra masculinidad y multitud de factores afectan nuestra erección: ella diciendo algo inoportuno en el momento menos adecuado, nuestra creencia de que deberíamos ser capaces de hacer el amor en cualquier momento y en cualquier lugar siempre que esté disponible (¡incluso cuando no queremos!), nuestra creencia de que el papel del hombre en el sexo es dar y el de la mujer recibir (incluso cuando deseamos algo diferente)... etc.

Los problemas eréctiles pueden aparecer repentínamente o durante un período de tiempo. Hoy tienes una erección y el día después ya no puedes. Es así para algunos. Para otros la impotencia puede desarrollarse mucho más despacio. Generalmente los problemas que aparecen rápidamente son más fáciles de solucionar, porque se deben a que un fallo sexual en una sola ocasión de repente comienza a preocuparte y darte tanta ansiedad porque piensas que va a fallar de nuevo, que efectivamente cada vez que haces el amor (o lo intentas), va a peor.

Pero algunos hombres son más susceptibles a disfunciones eréctiles que otros. ¿Te preocupas demasiado? ¿Dejas que pequeñas cosas te preocupen? ¿Te comes el coco sobre tus relaciones, preocupándote sobre lo que la gente haya podido decir o hacer? Si es así, es más probable que experimentes una disfunción eréctil. Y, si es la perdida de tu erección lo que te preocupa, verás que el mero hecho de preocuparte empeorará la situación.

¿Qué tipo de estándar te pones durante el sexo? ¿Te gusta hacerlo todo a la perfección, llevar el control, llevar las riendas mientras que tu pareja es más pasiva? ¿Sientes que debes darle a ella un orgasmo, o asegurarte que ella alcanza su orgasmo antes que tú?

Todo esto te da pie al fracaso, porque si sigues este sistema, cuando tu pene no funcione sentirás que has defraudado a tu pareja, a ti mismo, y ¿quién sabe cuándo sucederá de nuevo? ¿Cómo puede ya nadie confiar en ti (o en tu pene)? Lea más acerca de la disfunción eréctil aquí, y saber cómo se puede curar AHORA!

Cura tu disfunción eréctil ahora...

Haz clic aquí para averiguar cómo

¿O esto? Un relato personal sobre la andropausia

Los cambios me vinieron gradualmente, justo alrededor de mi cuadragésimo (40º) cumpleaños. Al principio sospeché que algo estaba mal cuando mi cuero cabelludo comenzó a escamarse y mi piel se secó, particularmente en mi rostro. no sabía qué pasaba - sólo pensaba que tenía un 'problema de la piel'. Sin darme cuenta me volví increíblemente taciturno - bueno, irritable, realmente, y me comportaba de una manera que la mayoría me rechazaba, saliéndome de las casillas ante la menor provocación. Una vez realmente me precipité fuera de la oficina, cuando me fue dado trabajo extra, y me volví a casa, sintiéndome enteramente justificado. Desde ya que la reacción a esto no fue buena, y me forzó a considerar qué estaba pasando. Cuando estaba contando los otros cambios que me habían venido, se me ocurrió que había perdido mucha de mi libido; usted pensará que es sorprendente que no lo hubiese notado antes, pero no estoy casado, y mi última relación había sido nueve meses antes. De estar caliente y listo para el sexo, siempre que estuviera disponible, o aún sin estarlo, con erecciones firmes la mayoría de las mañanas, y un fuerte impulso a masturbarme dos o tres veces por semana, me di cuenta que realmente no me importaba más el sexo, y que no me estaba masturbando más absolutamente. Mis erecciones matinales eran débiles y parecían más pequeñas y menos firmes, lo cual era particularmente angustiante puesto que no soy muy grande en esa área de todos modos: todo bien al estar duro y firme, pero ahora me veía claramente triste con una erección pequeña y débil. Y cuando el cansancio y la depresión comenzaron: Salí de la cama sintiéndome como mierda, si usted me disculpa el término, y permanecí así todo el día. En un momento, pude difícilmente arrastrarme a mí mismo a la oficina.

Los amigos comenzaron a mostrarme mis errores - más a menudo, parecía, evitándome. Pero entonces, realmente no quise hacer nada – incluso ver a mis amigos, con quienes había pasado muchos momentos felices. De alguna manera todo parecía demasiado esfuerzo. En algún punto en el proceso me dí cuenta que había aumentado de peso, o que me había vuelto, bueno, para no ponerle un punto demasiado bueno a eso, gordo. Comía y bebía un montón, pero parecía cómodo comer, y mi colesterol comenzó a trepar sostenidamente. Desde ya, siempre es posible racionalizar las cosas, y pienso que ésta puede ser una fuente de comodidad, especialmente cuando no tenemos el conocimiento de lo que está pasando realmente. Y así comencé a explicarme cosas a mí mismo: "Es estrés – y no es sorprendente – miren lo que pasaba: La compañía de mi empleador yéndose a pique, presión extra, amenaza de despido." Y en un nivel personal: "Estoy tan disconforme y desilusionado con lo que he logrado en la vida. Y no es de asombrarse que esté desdichado, estresado, gruñón."

Esta, pensé, debe ser la famosa crisis de los 40, introducida en mi caso, pensé, por la repentina comprensión de que estaba en la mitad de mi vida y sintiendo que había logrado pocas cosas de trascendencia. Particularmente significante era el hecho que no había podido comenzar mi propia familia, un deseo que, mientras que estaba arraigada en mí la creencia que sería un padre fantástico, era algo que hacer con un deseo de dejar algo sobre la Tierra después de haberme ido. Pero, me preguntaba, ¿explicaba la idea de la crisis de los 40 los dolores y achaques de mi cuerpo? ¿El dolor en mi columna lumbar? El cansancio (¡oh, el cansancio!) ¿Y qué de las raras olas de calor y enrojecimiento de mi rostro que ocurrían al azar, pero especialmente a la noche, dejando la cama y a mí empapados de transpiración, e incomprensiblemente ambos calientes y fríos a la vez? ¿Explicaba eso mi impotencia, ahora casi completa, alrededor de un año después de que todo esto había comenzado? ¿Y explicaba el hecho de que mi pene se veía permanentemente encogido y pequeño? Esto no parecía creíble, aún cuando muchos autores parecían creer que la crisis de la edad intermedia y todos sus síntomas – físicos y emocionales – eran solamente una manifestación de depresión. Y no caben dudas de que estaba deprimido. Bueno, la depresión puede estar causada por muchas cosas, en muchos momentos de la vida, y a menudo el estrés es una de ellas, de modo que podría haber una explicación. Una sin salida, como el huevo y la gallina, pero aún una explicación. Estaba deprimido, y la depresión causa impotencia. Esto me volvió más deprimido y aletargado… y así sucesivamente...

Yo no sé qué fue lo que al final me hizo reaccionar, pero supongo que fue el aspecto sexual de mi situación. Antes había sido impotente, durante los veintes, en la Universidad, bajo un gran estrés, y no puedo recordar que esa experiencia tuviera la misma calidad que ésta. Ahora, parecía haberme movido a través de una fase de ser menos sexual a una de ser impotente y desinteresado por el sexo, asexuado, si usted quiere, pero aún sintiendo como un hombre, hasta una etapa final en la que estaba tan mal que me cuesta describirla exactamente: era como si la esencia misma de mi masculinidad hubiese sido arrancada de mí, y que se hubiera dejado en su lugar un agujero abierto.

Tampoco, extrañamente, mirando hacia atrás, puedo recordar cuándo fue la primera vez que escuché sobre la menopausia masculina o andropausia, aunque pienso que puede haber sido un artículo en un número de Gay Times que estaba leyendo en la casa de un amigo. Y entonces, obviamente, me di cuenta. Todos los síntomas que había experimentado estaban descriptos en el artículo, ambos, físicos y emocionales, especialmente la depresión, y vi qué ciego había estado: algo funcionaba desesperadamente mal con mis niveles de testosterona. Aún sentía que quizá las cosas emocionales eran "mi falla", pero los dolores y molestias, la piel seca, la impotencia – de ninguna manera eran fruto de mi imaginación. Tomé un turno en una clínica para hombres para un chequeo, y, supongo que, mi testosterona estaba muy por debajo de los niveles considerados normales. 

Usted sabe si le está pasando

Quiero detenerme en este punto en la historia personal y considerar algunos asuntos más amplios. Pero si usted quiere saber lo que le ocurrió a este hombre, al cual entrevisté personalmente después de anunciar por hombres que hubiesen pasado por la menopausia masculina o andropausia, como tiende a ser conocida en Europa, no se preocupen, retornaremos a su historia más adelante. (A propósito, hay un enlace para ordenar todos los libros mencionados en esta página más abajo, que pueden ser útiles si quiere más información.)

Y así, en este punto entramos a un campo lleno de opiniones fragmentadas. Usted necesita saber que no tengo dudas sobre la existencia de dos cambios separados que pueden ocurrir en el hombre (pero pueden no ocurrir) entre alrededor de los 40 años (ocasionalmente antes) y digamos, cincuenta y cinco. Esta es la crisis de la edad intermedia, crisis de los 40 o también llamada andropausia o viropausia. No son conceptos que hayan encontrado aceptación universal. Pero creo que es ridículo descartar no sólo mucha experiencia de hombres que han pasado lo que pueden ser crisis profundas y agonizantes, sino también una fuerte evidencia de los pocos doctores que se han especializado en este campo. La crisis de los 40 es esencialmente emocional en su naturaleza; la andropausia tiene un fundamento en la disminución de los niveles de hormonas, y en ese sentido es física, aunque las consecuencias de los cambios en los niveles de las hormonas no son solamente físicas. Ambos no son independientes uno del otro, como veremos. Si usted no está teniendo una crisis de la edad intermedia, pero se está sintiendo sexualmente menos confiado que antes, usted debería saltar la próxima sección, e ir directamente a las palabras - haciendo click aquí - a andropausia.

¿Qué es la crisis de la edad intermedia?

Espero no me contradiga cuando digo que aún si no es un psicólogo evolucionista, es intuitivamente obvio que un cambio de una fase de la vida a otra debe estar acompañada de ajustes psicológicos y un replanteamiento de la propia identidad. Por ejemplo, por años el movimiento de las mujeres fijó su atención en los cambios psicológicos por los que las mujeres tenían que pasar durante su menopausia. Para las mujeres, la transición desde los años de la infancia hasta los años de la post-infancia deben ser una profunda experiencia. Antes de la menopausia, un elemento fundamental de su sentido de identidad es su fertilidad. su menstruación, su capacidad de dar vida y origen a otras personas; después de eso, tiene que redefinir su sentido de sí misma para acomodarse al conocimiento de que ella no podrá cubrir más estos roles – aparte la rareza de la IVF (Fertilización in-vitro) – ni tendrá la evidencia de su fertilidad que el sangrado mensual representa. Cualesquiera sean los cambios psicológicos que se espera que estén involucrados en esto, tienden a ser discutidos algo más abiertamente con mujeres de más edad y contemporáneas, y se reconocen como una realidad. ¿Podría haber procesos análogos para varones? Mi visión es fuertemente que sí, y lo que sigue, depende mucho del trabajo del Dr. Malcolm Carruthers, del Dr. Eugene Shippen, y de Jed Diamond, quienes han estudiado las crisis a las que está sujeta la masculinidad en gran detalle. Hay referencias a su trabajo debajo, si desea más información. 

Entonces ¿Qué de los varones en la sociedad moderna? ¿Tenemos una transición similar? Usted podría sentir que la respuesta tiene que ser "no" si implica una experiencia similar a la femenina en que su transición está causada por grandes cambios en su sistema hormonal. Y todavía, todavía, todavía... considere los siguientes argumentos del dilema de un hombre en la edad intermedia:


Los niveles de producción de hormonas merman, la cabeza vacila, el vigor sexual disminuye, el estrés es interminable, los chicos se van, los padres se mueren, los horizontes de trabajo disminuyen, los amigos están teniendo su primer ataque al corazón, el pasado flota en una niebla de esperanzas no realizadas, el vigor disminuye, oportunidades no aprovechadas, mujeres no llevadas a la cama, potencial no llevado a cabo, y el futuro es una confrontación con la propia muerte. (Theories of the Male Mid-life Crisis, Counselling Psychologist, 1976, Vol 6, 2-9) (Teorías de la Crisis de la Edad Intermedia Masculina, El Psicólogo Consejero, 1976, Vol 6, 2-9)

"A veces siento que el tiempo se acaba," dice Jack melancólicamente. "Estoy sintiendo la ansiedad de la 'última oportunidad' sobre la posibilidad de encontrar un trabajo que sea creativo, que las metas de la vida y una vida sexual con la que pueda vivir sean satisfechas." (The Male Menopause, Jed Diamond, p37.)

"Los hombres están constantemente definiéndose a través de su fuerza y poder. Todo es físico. Hay poca comprensión del poder espiritual. Es muy extraño encontrar a un varón que comprenda el poder del espíritu... y si eso es todo lo que Ud. tiene, y siente que su poder disminuye, como ocurre en la edad intermedia, si no tiene otra fuerza, va a sentir una gran pérdida. Sería sano si los hombres tuvieran vehículo para expresar esa pérdida... " (como arriba, p 41.)


El Dr. Malcolm Carruthers – que ha trabajado con miles de pacientes varones en su clínica de Londres – toma la visión de que la crisis de la edad intermedia es esencialmente emocional en origen, pero si es lo bastante severa o prolongada puede tener consecuencias físicas, especialmente si se usan el alcohol o las drogas para mitigar el dolor de la crisis. Típicamente, dice, el grupo de edad más propenso a la crisis es alrededor de los 40, principalmente entre los 35 y 45, que es anterior a la andropausia, que comienza usualmente a la edad de 50, digamos de 45 a 55 años. El Dr.Carruthers sugiere que muchas crisis de la mediana edad pasan inadvertidas y terminan como los efectos de un cambio de trabajo, un cambio de casa, o un cambio de esposa. Sólo ocasionalmente el drama se convierte en una crisis existencial completamente madura, en la cual el hombre puede sentir que él está pegado a una carrera que se extiende por encima o por debajo de él, produciendo la perspectiva de quemarse; o en un matrimonio o relación muerta que le da la elección del divorcio o separación y sus consecuentes traumas, ruina financiera, y el empezar nuevamente. También hace una lista de factores que parecen predisponer a los hombres a una crisis traumática – en esencia, estas son cosas que lo desestabilizan desde la misma infancia: haber nacido con una naturaleza sensible, padres distantes o poco afectuosos, especialmente el padre (que yo interpretaría como significando ambas pérdidas, emocional o física, porque muchos padres están físicamente presentes pero emocionalmente ausentes), pérdida o separación de un modelo o imagen amada, y fallas o, paradójicamente, éxitos repetidos en su carrera.

Hay un sentir intuitivo en el cual uno puede ver cómo un hombre podría volver a un punto donde el estrés de la vida, cargado encima de estos basamentos inestables y una vida vivida sin certeza o estabilidad emocional, podría causar una crisis nerviosa en la mitad de la vida: y así, aunque nos lleve algún tiempo, al final llegamos allí: nos encontramos en medio de la crisis de la mediana edad. Todo gira alrededor de la insatisfacción con uno mismo, y de lo que uno ha obtenido, o, para ponerlo de otra manera, el sentido de que la vida no ha dado bien las cartas y de alguna manera la mano ganadora nos ha eludido - durante todo el juego. Para hacer esto peor, las cosas que lo mantenían en carrera a uno - trabajo, amigos, familia, estructura social, ímpetu para las metas, actividades deportivas, logros mayores o menores, sexo, el sentido de ser masculino, el sentido de ser importante, si es que hay alguno de alguna forma menor, el mundo que uno ha creado - puede ser expuesto de repente o gradualmente como insustancial, insignificante, y de poca importancia a la faz de las cuestiones de la vida y de la muerte. (¿Cuál será, me dijo un amigo, mi memorial sobre la Tierra? ¿Quién me recordará, y por qué? No tuve respuesta para él, porque su pregunta golpeó una cuerda profundamente oscura en mí.)

A veces las cosas que lo mantenían motivado a uno ya no están: los amigos se han mudado, los niños han crecido, se van de casa y no nos visitan, los ancianos padres mueren, y su cuerpo no puede aguantar con los hombres jóvenes. No es sorprendente que el comportamiento escapista podría parecer la solución: cambiar de trabajo, cambiar la casa, cambiar la pareja, cambiar el estilo de vida, obtener la motocicleta antes de que sea realmente tarde...

¿Y las respuestas a la crisis?

Hay soluciones. Algunos hombres no experimentan mucho de la crisis de todos modos, sólo continúan viviendo de la primera etapa de su vida y pasan a la segunda. Otros pasan un período de gran turbulencia entonces son redimidos y encuentran un nuevo curso y acercamiento al segundo pasaje de sus vidas. Esta manera implica un nuevo juego de desafíos, una nueva dirección, o entenderse con los que ya se han obtenido. A menudo los nuevos senderos son más espirituales y menos impetuosos que los de su juventud. Pero unos pocos pueden sucumbir al desastre en forma de drogas, alcohol y dirección sexual, o gastando el resto de sus vidas divagando sin rumbo en un estado de depresión. Sí, ya sé, he estado allí, y conozco hombres que actualmente están allí, en esta "oscura noche del alma". Aquí está el consejo que ofrece Malcolm Carruthers, una precisión de lo que dice en su libro.

Primero, ¿adónde quiere ir?: haga un mapa. Decida sus prioridades y si hacer un nuevo juego de máximas en la segunda mitad de su vida es importante para usted o no. ¿Usted preferiría permanecer en el valle, y vivir una vida cómoda?

Segundo, evalúe con sentido realista los recursos que tiene disponibles para usted en este viaje. Éstos no son sólo bienes tangibles como dinero y salud, sino recursos emocionales como apoyo de sus amigos y familia. ¿Sería de alguna utilidad para usted la asistencia de algún consejero o psicoterapeuta? ¿Puede identificar sus debilidades y decidir qué hacer con ellas? El principio que apuntale necesita ser uno de realismo pero también optimista, guiado por un mapa del viaje.

Siento que la importancia de la terapia no debe ser subestimada. El problema, desde ya, es encontrar a un terapeuta que sea bueno, maduro, o suficientemente sabio para ayudar en la transición de un lado de la crisis al otro. Pero están allí afuera, y pueden aliviar el dolor y proveer apoyo. Podría seguir que usted quisiera ver a un terapeuta varón porque el problema al menos es uno que un varón estaría más calificado para comprender. Con o sin terapia, no hay dudas de que para hombres que tienen una crisis, no puede ser algo para reírse, porque a menudo parece estar basada en problemas sin resolver del pasado lo que causa las dudas de sí mismo sobre el presente y el miedo de lo que albergue el futuro. Jed Diamond tiene mucho que decir sobre la naturaleza de los cambios que los hombres pasan en la etapa de la crisis de los 40. Enfatiza la necesidad de entender los cambios que enfrentamos, y alude al Dr.Harry Wilmer: "La crisis de la edad intermedia, aún cuando traiga depresión, desesperación, ansiedad o miedo, es una etapa de grandes desafíos, de los cuales salen símbolos de transformación." Y cita a Mark Gerzon, autor de Listening to Midlife (Escuchando a la edad intermedia): "Cuando envejecemos, los seres humanos anhelamos la integridad, Anhelamos que las partes de nosotros mismos que han estado en las sombras encuentren la luz del sol, y que aquellas que estaban quemadas por el sol hallen sombra. Anhelamos que las partes de nosotros mismos que han estado subdesarrolladas crezcan, y aquellas que estaban hiperdesarrolladas se reduzcan. Anhelamos que las partes que han estado guardando silencio hablen, y que aquellas que eran ruidosas guarden silencio. Anhelamos que las partes que han estado solas encuentren compañía, y que aquellas que han estado atestadas de gente encuentren la soledad." Él lo resume así: "Anhelamos vivir nuestras vidas no vividas." Qué cierto. ¿Qué puedo decirle ahora, que le ayude a encontrar un modo de pasarla? 

Podría querer asociarse a un grupo de hombres, y experimentar el apoyo de otros por su masculinidad y virilidad, porque es algo triste que el sentido de autovaloración parece desafiado en cada frente de nuestra sociedad. Desde ya, como hombre usted puede tener alguna inhibición de hablar esto de una manera íntima con otros hombres; y esto podría presentar un desafío con los problemas que usted encara. Quizá viendo a un consejero o terapeuta podría ayudar aquí. Si esto parece como un desafío demasiado grande, podría comprar libros pertinentes y ganar el sentido de no estar solo en lo que usted está experimentando. Podría gustar de mirar alguno de los sitios web en Internet listados debajo, que presentan una perspectiva varonil sobre estos problemas, y en algún sentido forman una comunidad de pares de apoyo. Aún si sus problemas no son completamente sexuales, podría mirar en alguno de los alt.newsgroups en la web, (ver enlaces debajo) donde usted puede sentirse parte de una comunidad de mucho apoyo de hombres sin la dificultad de hablar cara a cara. Y, quizá lo más sorprendente de todo, usted podría entrar en un diálogo íntimo con su pareja sobre las dificultades que está afrontando, ya sea gay o heterosexual. Pienso que muchos hombres probablemente tienen poco entendimiento de la profundidad de apoyo que puede ofrecer la relación íntima con una pareja, porque estamos condicionados a no abrirnos. ¡Arriésguese! 


Andropausia

¿Qué es exactamente la andropausia?

Es el efecto del suministro inadecuado de hormonas en el cuerpo del hombre, una falencia que puede desarrollarse por una variedad de razones al envejecer, y que produce un profundo y amplio rango de síntomas. Cito nuevamente al Dr.Malcolm Carruthers:

Su comienzo a menudo insidioso puede ser en cualquier momento desde los 30 años en adelante, aunque típicamente se da en los cincuentas. Una de las razones por las cuales no se advierte es que es usualmente más gradual al comienzo que la menopausia en las mujeres... es una crisis de vitalidad tanto como de virilidad, aún cuando su signo más obvio es la pérdida del interés en ambos, en el sexo y en el poder eréctil. Este cambio es sorprendentemente pasado por alto o ignorado, porque el hombre está tan presionado por el resto de su vida que asume que es una parte inevitable de su envejecimiento o también porque su pareja sexual también pierde el interés. Además de una disminución en el ímpetu sexual, a menudo hay pérdida de entusiasmo en la vida profesional o laboral… también a menudo fatiga, abulia, agotamiento y depresión, con un sentido de desesperanza e impotencia. Muy a menudo el hombre cambia sus trabajos o sus mujeres – algo para aliviar el malestar que sienten – usualmente con pequeño alivio... Físicamente hay a menudo rigidez y dolores en los músculos y articulaciones o síntomas de gota y un deterioro rápido del nivel de forma física. Puede haber también signos de envejecimiento acelerado del corazón y de la circulación. (Maximizing Manhood [Maximizando la virilidad], p 39 -40)

La andropausia es la explicación de por qué la vitalidad y virilidad de millones de hombres merma en la edad intermedia o más adelante. Es la explicación de mucha de la desdicha, depresión e infelicidad, pérdida de rendimiento sexual, vidas fracasadas, salud y relaciones fracasadas, y sobre todo, es la causa de la impotencia y de la pérdida de la función sexual. Pero sería un error ver esto como una mera cuestión sexual. Considere la hormona testosterona. Impregna todos los aspectos del cuerpo masculino, cada nervio, cada fibra muscular, cada célula del cerebro. Es la responsable del desarrollo del cuerpo del varón desde el embrión andrógino, que de otra manera se desarrollaría en la forma femenina. Si los receptores de testosterona en el feto no funcionan, o son insensibles a ella, el desarrollo de las características normales en el cuerpo del varón será incompleto o anormal, o crecerá una forma humana intersexuada. Si la hormona no hace su reaparición en la pubertad, el cuerpo masculino no desarrolla las características sexuales secundarias como un pene más grande, barba y pelos en el cuerpo, una voz más grave, e impulso sexual masculino. Si la hormona no fluye por el torrente sanguíneo del cuerpo del muchacho, su musculatura no alcanza el desarrollo como debiera. Sólo la presencia de la testosterona en su sangre le hará saber de su virilidad a través de erecciones espontáneas, ya sea de noche o durante el día, y la clásica preocupación del varón con pensamientos sexuales, sensaciones e imágenes que interrumpen a los pensamientos más prácticos de la manera a que estamos acostumbrados. Además, si la testosterona no actúa sobre las células del cerebro del varón, perderá ímpetu y ambición, y toma menos riesgos. Ahora, ¿qué piensa que pasará si los niveles de testosterona del varón comienzan a caer en algún punto de su edad intermedia? ¿Permanecerán completa y efectivamente funcionales las áreas del cuerpo cuyo metabolismo es tan dependiente de la testosterona? Parece difícilmente probable, ¿no? 

No hay dudas de que la sexualidad masculina cambia al envejecer. Piense en la excitabilidad de los 18 años, usualmente listo para el sexo cuando fuere, donde fuere - a veces inconvenientemente, al sobrevenirle las erecciones sin anunciarse y sin invitarlas. (Bueno, nunca tan dramáticas como las mías, pero usted sabe de lo que hablo, estoy seguro.) Cuando llega a los cuarenta, esta excitabilidad bien puede haberse desvanecido, y las erecciones espontáneas son un lejano recuerdo. Aún puede excitarse en situaciones sexuales, pero su erección tomará más tiempo en ponerse dura, eyaculará más débilmente, y su período refractario será más prolongado (lo que significa que no puede acabar tres veces en una hora u ocho veces en un día.) Puede querer secretamente abrazos y mimos más que sexo, pero puede temer decirlo. ¿Todo esto es un proceso natural? ¿Es porque su cerebro ya ha tenido suficiente sexo? ¿O es por el estrés que enfrenta en su vida y trabajo? ¿O es por algo más, como niveles descendentes de testosterona? En otras palabras, ¿es por la andropausia?

Síntomas de la Andropausia

Muchos de los efectos del envejecimiento han sido aceptados como una parte inevitable del proceso del paso de los años. Sé que esto suena como una trampa lógica, pero encierra una paradoja interesante. Si la declinación de nuestras funciones puede ser detenida por la administración de hormonas que declinan al envejecer, ¿es el envejecimiento un proceso natural? Parece ser que la respuesta es la dada por muchos doctores por años a sus pacientes; es inevitable, y usted debe aprender a vivir con él. Pero suponga por un minuto que la merma de hormonas que puede ocurrir con la edad, y las consecuencias de tal declinación, sean reversibles. En términos biológicos esto no sería demasiado sorprendente - el hombre no se desarrollaría en un medio donde es probable que sobreviva más allá de lo que ahora vemos como edad intermedia. Puede ser que sus sistemas, su fisiología, sus hormonas, todas evolucionaran para cubrir un lapso de vida mucho más corto que el que tenemos hoy. Si eso fuera así, significaría ese hecho solo que estaría injustificado administrar hormonas de modo tal que fueran restaurados los niveles los niveles de la juventud? Cualquiera que piense que pueda ser la respuesta a esa pregunta, adónde deja a los hombres que estan experimentando alguno o todos de los síntomas siguientes por la declinación de sus niveles de hoemonas?

Insomnio y/o fatiga - una caída pronunciada en los niveles de energía, que llevan a un estado donde el hombre se queda dormido en el sofá todas las noches, o inclusive tiene que tomar una siesta luego del mediodía.

Insuficiencia de poder masculino - un término subjetivo, lo sé, pero muy acorde con la experiencia de muchos hombres con los que hablo que sufren la condición. Estaría manifestada por signos como postura no erguida, disminución – o quizá más exactamente pérdida – de confianza, pose desgarbada, tono de voz vacilante, y un aire de debilidad. Otros signos podrían ser la pérdida del interés en completar proyectos, el no surgimiento de nuevas ideas, y un deseo reducido de competir con otros hombres.

Depresión – quizás más que cualquier otro síntoma, este parece ser uno que ocurre una y otra vez. La depresión es una mala experiencia en cualquier etapa de la vida, con su tendencia a desmotivar y desenergizar a la persona que la experimenta. Pero cuando un hombre en la edad intermedia sucumbe a su negra garra, está en una situación desgraciada, porque está privado de la motivación que necesita para cambiar su situación. El peligro parece ser que esta depresión se considera como un problema emocional "convencional", una depresión reactiva, una respuesta a los eventos de la vida, cuando en realidad puede ser el resultado directo de cambios bioquímicos en el cerebro debido a la reducción de los niveles de testosterona. 

Nerviosidad, ansiedad e irritabilidad - Recuerdo que uno de mis entrevistados dijo que había sido acusado por una jefe de ser "lejos peor para el trabajo que cualquier mujer", un fin angustiante y, él sentía, un comentario algo insultante, pero que admitió posteriormente que le había dado comprensión de la naturaleza incontrolable del PMS (Post-Menopause Syndrome, o Síndrome de la post-menopausia) para muchas mujeres. Tal malhumor e irritabilidad desde ya no es tema de risa para el hombre involucrado, sus subordinados, colegas o familia, especialmente si está completamente desalineado con su carácter previo. 

Libido reducida - un síntoma muy angustiante para los hombres y sus parejas, si tienen una. Viene gradualmente sobre un período de meses o años, y afecta a la sexualidad del hombre de muchas maneras. Un hombre con el que hablé dijo que sabía que tenía un problema cuando se dio cuenta de que "no le importaba si nunca volviera a tener sexo." Los hombres reportan ausencia de pensamientos, sentimientos y comportamientos sexuales, sin fantasías o reacciones sexuales. Un hombre dijo que mientras que él podía mirar con agrado a las mujeres, era casi como si no pudiera recordar por qué las estaba mirando - él podía apreciar su belleza de forma distante, casi de una manera no sexual, pero no había sentido de lujuria o sexualidad en eso.

?Potencia y/o tamaño del pene reducidos – Potencia reducida significa la habilidad de tener una erección, y mantenerla una vez lograda. La significación de las erecciones es para el hombre tan profunda y fundamental para nuestro sentido de bienestar masculino que se da por sentada. Después de todo, caminar con una erección matinal es una linda sensación, y le da a uno un sentido de orgullo, el reaseguro de la propia fecundidad y potencia sexual. ¿Qué significa entonces, cuando las erecciones matinales están ausentes? ¿Y qué, si no ocurren erecciones durante la noche? Esta es un prueba clásica para la naturaleza de la impotencia – si ocurren erecciones nocturnas, entonces la impotencia en otros momentos es psicológica. Pero el hombre que no tiene erecciones en absoluto siente que no es más un hombre verdadero de una manera fundamental. Peor, quizás, es el hombre que informa tamaño pequeño del pene, especialmente al estar erecto, porque este es un golpe a su sentido de sí mismo de una manera como no hay otra.

Fuerza y volumen de la eyaculación reducidos – que hablan realmente por sí mismos, y ambos contribuyen a disminuir el placer sexual del hombre y su sentido de masculinidad. La causa yace en el debilitamiento de los músculos del mecanismo de la eyaculación, que tienen una muy alta concentración de receptores de testosterona. 

Rubores calientes o "fogonazos", enrojecimiento y transpiración -  el enrojecimiento del rostro y del cuello puede ser un gran problema, porque afecta a las áreas más visibles del cuerpo, y revela algún mensaje sobre su estado emocional a la gente que está a su alrededor que podría no ser exacto. Los sofocones nocturnos pueden dejar a las sábanas, a la cama y al hombre involucrado tan húmedos que las sábanas necesitan ser lavadas diariamente. 

Dolores y achaques – un problema que puedo testificar desde mi propia experiencia. Levantarse a la mañana de la cama se volvía un desafío, y los primeros pocos pasos arrastrando los pies eran un verdadero reto. La parte inferior de mi espalda me dolía penosamente, lo cual siempre parecía raro después del descanso nocturno (no que las noches fueran reparadoras, realmente), y tenía un difuso y no específico dolor en las articulaciones. A la vez era muy renuente a ir al médico porque pensaba que podría parecer hipocondríaco, y, en lo que suponía yo pensaba era una actitud masculina, decidí soportar el problema. No, como resultaba, una decisión sensata. No había garantías de que mi médico de familia reconociera los síntomas por lo que eran, ¡pero por lo menos habría tenido más oportunidad de descubrir la verdad más rápido de lo que lo hice!

Deterioro óseo – en los casos avanzados o prolongados de deficiencia de testosterona, puede comenzar la osteoporosis. Las consecuencias de esto pueden ser obviamente muy graves para un hombre de edad avanzada.

Cabello y piel – la piel seca y arrugada que puede desarrollarse en un hombre en esta etapa se debe a la disminución del sebo en las glándulas sebáceas, que estarían estimuladas normalmente por la testosterona que fluye por el torrente sanguíneo para la producción de aceites esenciales para el mantenimiento de la piel estando sano. El entrevistado citado al comienzo de la página se refirió a la piel seca y a la caspa como los primeros síntomas de su propia andropausia.

Problemas circulatorios – la testosterona parece tener un papel en promover la circulación de la sangre hacia las extremidades. Y hay evidencia que puede proteger al corazón y reducir la incidencia de enfermedades cardíacas en poblaciones de varones que tienen más altos niveles de testosterona comparados con los que son deficientes de testosterona.

Sé que mucho de lo que precede es controvertido. No he intentado presentar toda la evidencia que apoye estas aseveraciones, porque está disponible en las fuentes si usted quiere leerlas. Y así, quizá en parte por esto, usted todavía puede estar preguntándose -

Pero la andropausia ¿existe realmente?

Bueno, es cierto que hay dos bandos opuestos.  Uno es ferviente en la propagación de la existencia de la andropausia, el otro la niega absolutamente. Por ejemplo: 

LONDRES -- 3 de Septiembre de 1997 -- Los síntomas de la tan llamada andropausia pueden ser explicados fácilmente como estrés, más que deficiencia de testosterona, declaran médicos del Bristol Urological Institute (Instituto Urológico de Bristol) en el Postgraduate Medical Journal (Periódico de los Médicos Postgraduados.) Puede ser estar de moda dar suplementos de testosterona a los hombres andropáusicos, escriben los Dres. Gingell y Burns-Cox, pero no hay evidencia convincente de que tales tratamientos alivien sus síntomas y en realidad pueden ser potencialmente peligrosos... Aunque al término andropausia se le ha dado credibilidad espuria porque implica deficiencia de hormonas como resultado de una falla de los órganos sexuales, equivalente a la menopausia de la mujer, no hay procesos equivalentes en el hombre, sostienen los autores. Algunos hombres de edad tienen los mismos niveles de hormonas masculinas que hombres jóvenes. El grupo de síntomas atribuibles a la andropausia en la edad intermedia o edad mayor -- fatiga, depresión, irritabilidad, impulso sexual reducido e impotencia -- todo también ocurre en hombres con niveles normales de testosterona. La incidencia de la disfunción eréctil se incrementa con la edad, y es tentador hacer una correlación con la relativa disminución de la testosterona con la edad... "Distinto a los probados beneficios de la terapia de reemplazo de hormonas en mujeres, los efectos del suplemento de testosterona en hombres está equivocada," concluyen los autores. "Puede incrementar el interés sexual, pero raramente hasta el nivel adecuado pensado por el paciente. No tiene beneficio probado sobre la disfunción eréctil, y aún tienen que ser demostrados otros posibles efectos beneficiosos en la hematopoyesis [formación de la sangre], en el metabolismo óseo, de lípidos y en la fibrinolisis [coagulación de la sangre]." (Citado en la edición Doctors' Guide E-mail.)

¿Qué vamos a hacer con esto? Hay muchas posibles respuestas, que van desde el rechazo de la ciencia médica por aceptar las nuevas ideas, hasta los efectos negativos de eventos pasados por médicos inescrupulosos o fraudulentos sobre lo que comúnmente se entiende, o incluso una percepción de que las hormonas androgénicas son peligrosas porque son usadas por físico culturistas. Una de las preparaciones más antiguas de testosterona (la metil-testosterona) que ha sido prohibida en Europa, causa toxicidad en el hígado, y esto también puede haber tenido alguna influencia sobre la idea de tratar a varones que poseen bajo nivel de testosterona con la hormona administrada. Está también la posibilidad de que la experiencia personal, o la exposición de pacientes que se han beneficiado con el tratamiento una y otra vez, pueda ser un factor decisivo en permitir que un doctor acepte ambos, que la andropausia y su corrección sean realidades. Enemistad contra la posición bosquejada en el artículo precedente es la evidencia que se ha acumulado en la literatura científica desde 1944 hacia adelante, cuando apareció el primer estudio en el Journal of the American Medical Association (Periódico de la Asociación Médica Norteamericana) (1944; 126(8): 472-477)

Los Dres. Carl Heller y Gordon Myers estudiaron 38 hombres de edad intermedia que tenían una variedad de síntomas como irritabilidad, depresión, deletreo lloroso, tendencia suicida, rubores calientes, sudor, palpitaciones, aumento del pulso, debilidad, dolores musculares, libido reducida y erecciones disminuidas. No todos los hombres tenían una deficiencia evidente de testosterona, pero a todos les fueron dados suplementos por inyección. El grupo de control, que no mostraba síntomas, recibió las mismas inyecciones. Los resultados: 85% de los hombres que combinaban disfunciones sexuales y bajos niveles de testosterona fueron "curados" por las inyecciones, y sus síntomas fueron aliviados o desaparecieron. Ahora, seguro que aquí hay una implicación de que al menos alguna disfunción sexual no está causada por la deficiencia de la testosterona, y la ansiedad puede ser el caso ya que es un rival de primera clase como otra causa de la disfunción sexual. A veces los problemas de circulación también pueden producir disfunción eréctil o impotencia. Pero el problema para nosotros es que este fue el primer estudio que demostró la conexión entre bajos niveles de testosterona y una variedad de síntomas de la andropausia. Sin embargo no condujo a un gran avance en la ciencia o a tratamientos médicos, y el desarrollo de la terapia de reemplazo de testosterona para pacientes con andropausia permaneció acotado a muy pocos médicos especialistas por mucho tiempo. Quizá, como sugiere la cita de más arriba, aún hoy este puede ser el caso. Si quiere leer más evidencias que apoyan la existencia de la andropausia, hay muchas citadas en los libros que enumero debajo.

Unos pocos datos sobre niveles de testosterona y edad

A finales de la adolescencia, los muchachos están normalmente con sus niveles más altos de testosterona – entre 800 y 1200 nanogramos por decilitro (ng/dl) de sangre. Estos niveles se mantienen por aproximadamente diez o veinte años, después de los cuales comienzan a declinar a razón de alrededor del 1 por ciento por año para el nivel absoluto de testosterona y de 1,2 por ciento por año para el nivel de testosterona libre (un término que se explica más abajo.) Sin embargo estos niveles son tan ampliamente diferentes entre individuos que no pueden ser tomados más que como un promedio estadístico. Como apunta el Dr. Eugene Shippen en su libro The Testosterone Syndrome (El Síndrome de la Testosterona), la disminución de la testosterona masculina es altamente variable y depende de muchos factores interrelacionados. Algunos hombres están en la andropausia cuando están en los 40, y sus niveles de testosterona son solamente de 200 - 300 ng/dl al ser examinados. Otros hombres todavía tienen 800 ng/dl a los 70 años de edad. Esta puede ser una de las razones por las que la deficiencia de testosterona no ha sido universalmente aceptada como un síndrome médico válido – seguramente, por lógica, si hombres con los síntomas de la andropausia tienen altos niveles de testosterona, no puede haber conexión entre la andropausia y los niveles de testosterona. Pero no es tan simple. 

(A propósito, las unidades usadas en Europa para expresar los niveles de testosterona son distintos a los niveles Norteamericanos citados aquí, y no pueden ser comparados directamente. La unidad de medida europea es nanomoles por litro, o nmol/l. Para convertir la cantidad Norteamericana a la Europea, divida la cantidad Norteamericana por 28,57.) 

La importancia de la testosterona libre

El nivel absoluto de testosterona libre en el torrente sanguíneo de un hombre no representa el potencial para que la hormona actúe en su cuerpo. La mayor parte de la testosterona en el torrente sanguíneo está aglutinada con proteínas, y típicamente solamente un dos por ciento estará disponible para la asimilación por las células del cuerpo. La proteína más significante que se une a la testosterona se llama Globulina Aglutinante de la Hormona Sexual (Sex Hormone Binding Globulin o SHBG), una proteína cuyos niveles aumentan con la edad. A mayor SHBG presente en el torrente sanguíneo, menor será la testosterona realmente disponible para actuar sobre sus células. El Dr.Malcolm Carruthers ha enfatizado la importancia de lo que el llama Índice del Andrógeno Libre (Free Androgen Index o FAI), que es el nivel de testosterona en la sangre dividido por la SHBG y multiplicado por 100. Cuando los niveles del FAI caen por debajo de 50 es cuando a menudo aparecen los síntomas de la andropausia. Claramente ambos, una caída en los niveles absolutos de testosterona o un aumento en los niveles de la SHBG tendrán el mismo efecto el hombre es privado de la hormona que lo hace, y lo mantiene, un hombre.

Causas de baja testosterona o de baja FAI

Primero, y más sencillamente, un hombre puede tener baja producción de testosterona. 

Hay dos formas de deficiencia de la testosterona - llamadas por los médicos hipogonadismo primario y secundario. En ambos casos, los hombres con esta deficiencia producen cantidades de testosterona menores que lo normal; la división entre las categorías primaria y secundaria se refiere respectivamente a fallas de los testículos, por las razones que sean, como alguna falla de más importancia en el sistema hormonal que resulte en que la actividad normal de los testículos sea desconectada.

No hay una clara comprensión de por qué la producción de testosterona puede fallar al envejecer el hombre, aunque puede tener algo que ver con el control conjunto de los testículos por la glándula pituitaria en el cerebro. Esta glándula segrega dos hormonas, LH y FSH, que actúan sobre los testículos y los estimulan para producir esperma y testosterona. En algunos casos parece que la sensibilidad de los testículos a estos mensajeros químicos del cerebro decrece con la edad, y el mecanismo conjunto del sistema de producción de hormonas se vuelve menos eficiente. En otros, los testículos trabajarían si se estimularan, pero los mensajeros hormonales del cerebro dejan de funcionar efectivamente. Cualquiera que quiera estudiar el sistema hormonal masculino en minucioso detalle científico puede encontrar toda la información necesaria, presentada de manera muy altamente técnica, en el libro Testosterone (Testosterona), que está listado debajo. Pero esta no es una obra destinada al lector lego promedio. Necesita preparación científica para leerlo (¡ni mencionar estar fanáticamente interesado en el tema!)

Segundo, hay una forma más complicada de la condición que resulta en que el hombre que padece la andropausia adquiere alguno o todos los síntomas listados debajo, pero al estudiarle los niveles de hormonas, puede encontrarse que tiene niveles fisiológicos de testosterona normales. Es un hecho que puede haber sido en parte el responsable del escepticismo sobre el valor de administrar testosterona a hombres con estos problemas, particularmente la aseveración repetida a menudo que la testosterona tiene valor muy limitado en ayudar a los hombres con disfunción eréctil o impotencia. De ser así, es un  serio error de parte de los médicos que fallan en entender el problema, porque, como les revelará una breve visita a cualquiera de los grupos de apoyo en Internet que cubren el tema del reemplazo de hormonas, muy a menudo los pacientes mismos tienen mucha conciencia de los problemas por los que están pasando, y entienden las cuestiones técnicas que parecen haber eludido sus doctores – lo que es otra razón aún para ver a un experto en el tema, un andrólogo (especialista en hombres) muy al final, más que a un urólogo (el equivalente, hablando a grandes rasgos, del ginecólogo para hombres), como parece ocurrir tan a menudo. 

Esta versión más complicada de la andropausia se relaciona con los cambios en el balance normal de las hormonas causado por los niveles excesivos de estrógeno que flotan en la sangre del hombre. El estrógeno, o más exactamente, el estradiol, es un componente vital de la fisiología masculina, y en realidad está hecho de la testosterona en las células del cuerpo de cada hombre. Sin embargo, aunque tiene un rol importante que desempeñar en su fisiología, puede sentarse sobre los receptores para la testosterona de las células e impedir que la testosterona trabaje como debe. Hay una línea muy delgada entre balance y desbalance de los niveles de estradiol en un hombre - si aumenta demasiado, sin tener en cuenta los niveles de testosterona, el hombre está en serios problemas, porque generalmente los efectos de los niveles excesivamente altos de estradiol son negativos. El Dr.Eugene Shippen discute largamente esta cuestión en su libro The Testosterone Syndrome (El Síndrome de la Testosterona), y también apunta a que un hombre que está experimentando altos niveles de estradiol producirá también más SHBG, reduciendo entonces la disponibilidad de la testosterona, incluso después la misma testosterona libre. El punto que hace es éste: ciertos métodos de suplemento de la testosterona pueden promover la metabolización de la testosterona a estradiol tan efectivamente, que la relación de estrógeno a testosterona excede todo lo que puede ser considerado fisiológicamente normal, y el hombre está neutralizado efectivamente del tratamiento que ha recibido.

Hay alguna sugerencia en el libro Testosterone (p. 58, segunda edición) que si parte del problema del hombre es que sea fisiológicamente insensible a la testosterona de todos modos (lo que no es una condición poco común – vea la información sobre la insensibilidad andrógena en la página de Hipospadias), es mucho más proclive a metabolizar la testosterona a estradiol, componiendo entonces el problema que enfrenta. Usted bien se puede preguntar: La moraleja de todo esto ¿exactamente cuál es? En una palabra es ésta: el tratamiento de la andropausia necesita de un experto, que sepa lo que está haciendo (él o ella), y que pueda comprobar los aspectos menos obvios de la fisiología hormonal, como los niveles de LH, FSH y estradiol en la sangre del hombre. Y que el tipo de tratamiento que ofrezca también tenga alguna efectividad.

Terapia de Reemplazo de Testosterona

De nuevo, quiero enfatizar que estoy partiendo de la suposición de que hay un significante número de hombres que se pueden beneficiar con el tratamiento de testosterona, y cuyos síntomas de la andropausia, especialmente la impotencia, pueden ser ayudados con suplementos de testosterona. Comenté arriba que muchos doctores no lo veían de este modo: La opinión que prevalece es quizá que la testosterona es de uso limitado para restaurar la función sexual. Sin embargo, a riesgo de esforzar el punto, cuando se va detrás de este enunciado superficial, y se comienza a considerar la evidencia, y se evalúa el rol del SHBG y del estradiol en la fisiología del varón, se ve que el problema no está claramente definido. Ahora, pueden esperarle momentos difíciles tratando de persuadir a su doctor de esto. Sé de hombres que se han sentido de lo peor, cansados y deprimidos, y cuya libido ha desaparecido, que han logrado persuadir a sus doctores para hacer el examen de la testosterona, y a partir de bajos niveles que sin embargo para ellos "están en el rango normal", han visto sus preocupaciones descartadas por sus doctores. Aparte de la tragedia de esto, y de la desesperación que hombres en esta situación están dispuestos a sentir, lo que me golpea es la arrogancia de tantos médicos que no escuchan lo que les dicen sus pacientes. Parece que enfrentados con la evidencia de un paciente quejándose que toda la base de su existencia y sentido de la virilidad ha cambiado por una parte, y por la otra con los resultados de exámenes que refieren como niveles "normales" de testosterona, los doctores ignoran al paciente y quedan bien con la evidencia científica. Al menos, lo hacen si no tienen experiencia y son insensibles a los problemas masculinos. La clave es encontrar a alguien que sepa lo que está haciendo - es más fácil decirlo que hacerlo, quizá, pero puede comenzar leyendo los libros que he listado, y después buscando en la web con palabras claves como "andropausia", "testosterona", "menopausia masculina", "reemplazo de hormonas", e "impotencia".

El otro factor a tener en mente es que el rango de testosterona que hace funcionar efectivamente a un hombre puede ser muy diferente entre individuos. Un rango de referencia normal podría ser:

Testosterona: 13 - 40 nmol/l     o     370 - 1100 ng/dl

Estradiol:        55 -165 pmol/l      o    10 - 30 ng/dl

El punto sobre estos números es que representan tan amplio rango de "normalidad" que parece intuitivo que evaluar el estado hormonal de un hombre a partir de sus niveles absolutos de hormonas en la sangre no sea un método que conduzca necesariamente a soluciones correctas para sus problemas. En otras palabras, el doctor debe juzgar sobre qué es correcto para cada paciente. 

Adicionalmente, desde ya, no toda la impotencia está causada por bajos niveles de hormonas, un hecho sobre el que hay más información debajo. Allí discuto también la conexión entre los niveles de andrógeno y la impotencia.

El problema de la terapia de reemplazo de hormonas para hombres con bajos niveles de testosterona es muy complicado – otra razón por la que usted necesita la ayuda de un experto. Hay muchas maneras de llevar a cabo la cuestión: inyecciones, cremas, gránulos implantados, preparaciones orales, y desarrollados más recientemente, parches que se ponen sobre la piel. La prescripción de testosterona oral ha sido controvertida en el pasado, y esta rama de la medicina quizá hasta haya hecho algún daño. La preparación que alguna vez fuera usada en los Estados Unidos, la metiltestosterona, pude dañar el hígado, y ha sido muy correctamente prohibida en Europa. Sin embargo, las preparaciones orales modernas de ésteres de testosterona son muy seguras y no tienen ningún efecto sobre el hígado (si recuerda la química del secundario, debería saber qué es un éster – si no, piense en él simplemente como un compuesto químico que puede ser metabolizado por el cuerpo en testosterona bio-disponible. ) 

Hay dos compuestos orales principales: el primero es el undecanoato testosterona, el segundo es un andrógeno suave llamado mesterolona. Están comercializados bajo varios nombres - Restandol y Andriol (para el undecanoato), y Proviron (para la mesterolona).  Como tratamiento suave, estas pueden ser las primeras prescripciones que reciba alguien con deficiencia de testosterona. ¿Cuán efectivas son? El consenso general de los miembros del grupo de noticias de Internet "alt.support.impotence" – y aquí hablo puramente por opinión propia, no en representación de nadie más – parece ser "variable". La razón estriba en el rápido procesamiento de las hormonas por el hígado. El undecanoato testosterona depende de la absorción en el cuerpo a través de los productos grasos de la digestión pasando al sistema linfático. Si usted la toma, puede sentirla golpeando adentro, con pensamientos sexuales y a menudo una erección, pero también puede sentir desaparecer sus efectos luego de unas pocas horas. Es metabolizada y eliminada muy rápidamente. Esto significa que pueden necesitarse dosis repetidas a lo largo del día, lo que es potencialmente inconveniente, siendo además caro y en algunos casos indisponiendo al estómago a raíz del aceite en el cual se dispersa la testosterona.

El paso siguiente en el tratamiento podría ser el clásico camino de las inyecciones de ésteres de testosterona con efecto a largo plazo (es decir, una, dos o tres semanas) en un vehículo de base aceitosa en los glúteos. Hay varias preparaciones disponibles, que duran diferentes períodos de tiempo. Todos trabajan bajo el mismo principio – son metabolizados a testosterona en el lugar de la inyección. El problema comúnmente reportado con estas preparaciones es que cada inyección da un nivel supra-normal de testosterona, lo cual tiene un efecto inmediatamente positivo en la energía, ímpetu, estado de ánimo y libido del paciente, pero al pasar el tiempo, los niveles de las hormonas en la sangre pueden caer debajo de lo "normal", ocasionándole por eso unos pocos días de irritabilidad, cambios de ánimo, y disminución de la libido antes de la siguiente inyección. Este puede ser un problema grande para los hombres bajo este régimen. Sin embargo, pienso que es bueno apuntar que el tratamiento también tiene algunas ventajas: es barato, fácil de administrar (en realidad puede ser administrado por el propio paciente) y es efectivo. Un hombre bajo un régimen usando una preparación inyectable hecha de una mezcla de diferentes ésteres de testosterona me dijo que estaba muy feliz con su situación – él estaba más sexual y en forma a los 56 años que cuando tenía 18, y se jactaba de poder tener sexo tantas veces a la semana como quisiera. Otros hombres han reportado que han sido capaces de superar los cambios de ánimo y libido auto inyectándose dosis más bajas más a menudo, es decir, dividiendo la prescripción en unidades más pequeñas e inyectándolas, digamos, semanalmente, en vez de cada dos semanas. No estoy dando consejos médicos, pero lo que diría es que la evidencia parece sugerir que con algo de experiencia, y un endocrinólogo cooperativo, puede encontrarse un régimen de tratamiento que funcione muy bien. 

Pienso que también es necesario decir que mi impresión es que el reemplazo de testosterona raramente es un perfecto remedio para los problemas que intenta curar: sería sorprendente si lo fuera, porque la complejidad del sistema hormonal humano es profunda. Por una cosa, la testosterona administrada a un nivel constante a través de de un régimen de reemplazo de hormonas detiene la producción de hormonas estimulantes del testículo como la LH y la FSH. La consecuencia de esto es que usted puede dejar de producir esperma (¡aunque este es un efecto completamente reversible!) y sus testículos pueden achicarse un poco (alrededor de un cuarto.) Un hombre dijo que de todos los cambios que la falla de su sistema hormonal y la terapia sobre la que estaba ahora le habían producido, lo más duro que él tuvo que enfrentar fue el achicamiento de sus bolas – de repente se dio cuenta de lo que tenían que pasar las mujeres al tener removido un busto, o de las dificultades que tenía una persona gorda por cambiar la imagen corporal, y el grado de ansiedad, depresión y rabia que podía producir.

Hay algunas nuevas preparaciones bajo desarrollo – testosterona ciclodextrina y buciclato testosterona son dos de ellas. Estos son ésteres de testosterona de acción prolongada. Hubo una investigación sobre microesferas inyectables de testosterona pura, aunque pienso que hago bien en decir que este trabajo no avanzó muy lejos. El objetivo, claro está, es producir un régimen de reemplazo de hormonas que se aproxime lo más posible a un régimen estacionario sin cambios de humor ni cambios en la libido resultantes. Estos nuevos compuestos también ofrecen la perspectiva de intervalos más espaciados entre inyecciones, lo que ciertamente incrementará la aceptabilidad por los pacientes de estos métodos de tratamiento. 

Los implantes subcutáneos de testosterona pura cristalizada han encontrado acogida favorable en pocos ámbitos. Bastante interesante, este método ha sido investigado y reportado como el más satisfactorio por los doctores que parecen haber estado entre los más activos postulantes del principio de la terapia de reemplazo de testosterona. Los beneficios que presentan son: conveniencia, intervalos prolongados entre tratamientos, (hasta seis meses), reemplazo efectivo con niveles consistentes de hormonas, y restauración del estado de ánimo, libido, niveles de energía y motivación. Desde ya, surge la pregunta, por qué este método no ha encontrado un mayor apoyo si es tan bueno, y es una pregunta que merece una respuesta considerada. Desgraciadamente, no le puedo dar ninguna. Uno de los pioneros del tratamiento, el Dr. Tiberius Reiter, parece haber sido sincero y posiblemente irrespetuoso por la clase médica, lo que no le pudo haber hecho mucho bien ni a él ni a la reputación del tratamiento de testosterona. El siguiente postulante principal del tratamiento, el Dr. Tvedgaard, un doctor danés, parece haber tenido aún menos respeto por las convenciones médicas en su deseo de promover los beneficios del tratamiento. Si usted quiere toda la historia está en el libro del Dr. Malcolm Carruthers, en el que dice que sus propias experiencias en intentar comprobar la existencia de la menopausia masculina han dado una imagen aproximada de muchos de los pioneros del pasado. Dice que los intentos de debatir la condición y su tratamiento se han encontrado con negación manifiesta ilógica, especialmente de los especialistas endocrinólogos, quienes, supongo, tienen más que perder en términos de reputación y prestigio que los médicos de familia, quienes, afirma Carruthers, son mucho más receptivos a la idea de la menopausia masculina. 

Pero cualquiera sea la historia de este método, quizá lo importante ahora sea ver si funciona o no. He tomado el material que sigue del libro Testosterone (citado antes), y he intentado ofrecer unos pocos comentarios desde un punto de vista científico. 

Los gránulos vienen en dos tamaños, 100mg y 200mg. Se implantan entre cuatro y diez de ellos, bajo anestesia local en el consultorio médico, a través de una pequeña incisión en un lugar tal como el tejido graso subcutáneo justo encima de los glúteos. La herida cura rápidamente y está acompañada simplemente por molestias temporarias menores. La testosterona filtra desde los gránulos hacia el fluido intercelular. Los gránulos están diseñados de tal manera que el índice de liberación hormonal, después de un impulso inicial que dura alrededor de un día, es constante a lo largo de toda la existencia de los gránulos. Un gránulo de 200mg libera alrededor de 1.3 mg de testosterona por día, comparados con la producción promedio en los testículos de un hombre joven de 6 - 7 mg por día, lo que implica que aproximadamente 6 gránulos producirían una dosis fisiológica, aunque la variabilidad individual podría requerir más. Loa autores del libro dicen que los gránulos tienen pocos efectos colaterales y que generalmente son bien tolerados. A veces uno o más de los gránulos regresan a lo largo de la línea de inserción y salen, pero esto es muy raro. Aseveran que este es un método bueno para aquellos que encuentran inconvenientes las inyecciones regulares. Desde un punto de vista médico, se concluye que "los gránulos fueron claramente superiores en durabilidad y estabilidad de los efectos clínicos... lejos más convenientes... y facilita la terapia andrógena a largo plazo." Bueno, usted paga por su dinero y usted toma las decisiones, o al menos, usted podría querer hacerlo, pero hay problemas. Primero, hay disponibilidad limitada de ese método. Y no es barato, aunque el costo exacto depende de los sistemas de cuidado de salud locales. Si usted paga por él por usted mismo es más barato que la medicación oral, y más o menos lo mismo que la testosterona inyectable. Mi sugerencia es que obtenga los libros listados en las referencias y lea sobre el tema, luego intente encontrar un médico que viva cerca de usted. Sin dudas en un método que vale la pena considerar.

Uno de los más recientes desarrollos en el campo de la terapia de reemplazo de hormonas para hombres ha sido el desarrollo del parche. Bueno, actualmente hay dos tipos de parches – uno está diseñado para ser usado en el escroto, el otro sobre la piel de la espalda, brazo, abdomen o pecho (aunque el pecho es menos efectivo absorbiendo la testosterona que los otros lugares mencionados.) Hay algunos enlaces debajo al sitio de información provisto por los fabricantes de parches no escrotales. Pero de nuevo, el libro Testosterone ofrece algunas sugerencias sobre si son útiles o no. Los parches vienen en dos tamaños, y entregan 2,5 o 5 mg de testosterona por 24 horas. En el libro, los autores afirman que los parches son efectivos en elevar los niveles de la testosterona hasta un nivel normal, en una base muy regular (60 % en las primeras 12 horas, 40% en las restantes 12 horas. ) Observan que de acuerdo a si los parches se aplican frescos, es posible simular el ritmo diario de la producción de testosterona en el cuerpo masculino, que está en su máximo a la mañana. Los parches fueron claramente superiores en mantener los niveles de estradiol dentro de límites normales al compararlos con preparaciones inyectables (pág. 401), que para hombres que son sensibles al estradiol, o que tienen un índice muy alto de conversión, podría ser un factor importante en la efectividad de su tratamiento. Los autores observan que los parches transcutáneos son tan efectivos como la testosterona inyectable (y los gránulos) en restaurar la función eréctil, y observan que "estos estudios están de acuerdo con otros estudios que muestran que la terapia de andrógenos mejora la función eréctil." (pág. 405)

Apuntan también que la terapia de andrógenos tiene los efectos de restaurar la función y libido sexuales y de eliminar los rubores calientes, la impotencia y la depresión de cualquier manera en que se administre, lo cual ayuda poco a alguien que trata de elegir entre las opciones que puede evaluar. La decisión final puede estar basada realmente en lo que haya en su ciudad, así como también en los aspectos clínicos sobre cuál podría ser la mejor opción para usted – después de todo usted tendrá todo el abanico de opciones si tiene un médico de mente abierta que lo apoye en probar diferentes sistemas de reemplazo de hormonas. He hecho varias referencias al grupo de noticias de Internet alt.support.impotence, pero es un valioso recurso con hombres inteligentes y muy conocedores que pueden responder a la mayoría de las preguntas sobre reemplazo de andrógenos – ambos sus peligros y beneficios.

Viagra, impotencia, y terapia de reemplazo de hormonas

El siguiente párrafo aparece también en la página de sexualidad del varón de este sitio web.

Quiero decir algo sobre Viagra (también conocida como sildenafil) porque es claramente una medicina de alto potencial al menos para algunos hombres con dificultades eréctiles. La historia del Viagra ahora es probablemente muy bien conocida - fue diseñada como droga para el corazón, pero las pruebas parecieron hacer más por la vida sexual de los hombres que por su circulación. Cuando los farmacólogos vieron esto, encontraron que Viagra tiene un efecto especial sobre el pene: sostiene la presencia de óxido nítrico en el pene, que es importante porque esa sustancia es la que promueve la dilatación o relajamiento de los vasos sanguíneos en el pene, que permite a la sangre fluir dentro del pene más efectivamente. Esto significa que debe ocurrir una erección más dura, más firme y por más tiempo. La droga es claramente potente, pienso, y tiene efectos sobre muchos otros sistemas del cuerpo además del pene, porque la enzima que tiene que inhibir (para que el suministro de óxido nítrico se mantenga) se encuentra no solamente en el pene. Esto quiere decir que puede causar efectos laterales como dolor de cabeza, rostro enrojecido y un tinte azulado en la propia visión. Estos efectos, que parecen alarmantes, no son un problema. Sin embargo, lo que un doctor en la práctica desearía hacer es acertar un balance entre una dosis fisiológica efectiva que endurezca el pene, y una que sea suficientemente baja como para evitar que se produzcan los desagradables efectos laterales.

Una rutina típica para un doctor podría ser prescribir una dosis baja de prueba de quizá 25 mg (la mitad de una tableta de 50 mg.) La idea es comenzar desde abajo e ir aumentando. Si hay algo de ansiedad sobre el probable éxito del coito, sería lo mejor establecer una dosis adecuada probando por medio de la masturbación. Debo mencionar que Viagra no es una droga que aumenta la libido: se necesita una urgencia sexual o excitación previa, aún sin haber erección, para que funcione. Este es el motivo de por qué una combinación de Viagra y terapia de testosterona ha encontrado acogida entre algunos médicos que se han especializado en la disfunción reproductiva masculina. Usted puede leer más sobre esto en el enlace del Gold Cross Medical Center debajo.

Debo enfatizar que cualquiera que tome Viagra, o que piense en hacerlo, recibiera un buen consejo viendo a un médico especializado en Andrología. El hecho es que, sin embargo, los reglamentos en Estados Unidos permiten normalmente consultas en línea, y las ventas de Viagra son hechas fácilmente por la web.

La próstata y la terapia de reemplazo de hormonas

No me he referido aún al difícil problema del cáncer de próstata, que se ha presentado muchas veces como justificación a los ojos de mucha gente para negarle a los hombres la terapia de reemplazo de hormonas. Una vez más, las cosas no son lo que parecen. La idea básica, ampliamente sostenida, es que el cáncer de próstata es estimulado por la testosterona, y entonces, como las probabilidades de desarrollo del cáncer de próstata es mayor en hombres mayores, éstos no deben recibir terapia de testosterona. Y de alguna manera, hay una asociación de hechos que parece apoyar ese punto de vista - por ejemplo, los hombres que por alguna razón han sido castrados antes de la pubertad raramente muestran signos de enfermedad prostática. Pero argüir que esto no prueba nada es simplemente ilógico. 

Cuando los hombres envejecen, la próstata tiende a agrandarse, causando una variedad de "problemas de caballeros", el mayor es la dificultad para orinar o la necesidad de orinar frecuentemente. Si la próstata está creciendo benigna o malignamente, un test para antígenos prostáticos específicos - el test PSA - puede revelar mucho sobre la salud de este órgano. Un examen manual por un médico también puede ser útil, desde ya, aunque es menos probable que sea atractivo para el paciente. En su libro, Eugene Shippen se refiere a varios estudios que demostraron que no había absolutamente ninguna conexión entre los niveles de estrógeno en la sangre de un hombre, y las chances de él de desarrollar enfermedad prostática. En una interesante inversión de la perspectiva normal, Shippen pone un convincente caso a favor de que la terapia de testosterona realmente inhibe la enfermedad prostática. Y aparte del caso que arguye en su libro, también apunta que la experiencia de los médicos administrando la terapia de reemplazo de hormonas es altamente sugestiva - la enfermedad prostática es rara entre los pacientes que están bajo la terapia de reemplazo de hormonas. Es un argumento poderoso, y aunque no está probado, me parece claro que la testosterona no alienta al desarrollo de la enfermedad prostática - si hay alguna, la inhibe.

Impotencia, una razón por la que puede ocurrir, y cómo pueden ayudar las hormonas    

Tanto como un 3% de hombres a los cuarenta años son impotentes. Esta es una cifra terrible y no mejora nada al envejecer.  A los 70 años, >40% de los hombres son impotentes. ¿Por qué es esto? Para entender una causa posible, necesitamos mirar al mecanismo de la erección.

El Dr.Eugene Shippen describe esto en gran detalle. Para resumir lo que dice: dos músculos se extienden hacia adelante desde los huesos de donde nos sentamos, para sostener y anclar la base del pene. Las fibras de uno de estos músculos, llamados isquio cavernosos, rodean a las principales cámaras del pene, los cuerpos cavernosos, en su base, y es altamente responsable en permitir la dilatación arterial y fomentando la constricción venosa durante una erección de manera que la sangre no escape. En realidad hay hasta ocho veces más de sangre en un pene erecto que en uno fláccido. Otro músculo del pene es llamado bulbo cavernoso; causa la expansión de la cámara en la cabeza del pene. También le permite al hombre levantar voluntariamente su pene hacia arriba, y es responsable de la fuerza de la eyaculación y de las sensaciones placenteras que aparecen con ella. Todos los músculos – y aún las fibras nerviosas – de la región genital tienen muchos más receptores de testosterona que los de otras partes del cuerpo. Esto no es coincidencia.

Como enfatiza Shippen, es la testosterona la que mantiene el acondicionamiento de los músculos vitales de la región genital. Sin entrada de hormonas, los músculos gradualmente se secan y una plenitud sostenida de la erección se vuelve imposible. Aún más catastrófico, una disminución de la tensión de los isquio cavernosos impiden a la sangre ser mantenida en las cámaras del pene, lo que resulta como "desinflar al ego como una goma desinflada en las 500 millas de Indianapolis".

El hecho de que la testosterona sea mucho la responsable del funcionamiento de los órganos sexuales del hombre ha sido demostrado por estudios en ratas. Cuando las ratas macho son castradas, las fibras musculares en los músculos genitales degeneran rápidamente: incluso las terminaciones nerviosas dejan de transmitir mensajes efectivamente. La rata, quizá no sorprendentemente, comienza a perder interés en el sexo así como también su capacidad de producir una erección. No es necesario decir, que cuando se administra testosterona, las ratas regeneran ambos músculos y nervios y su función sexual retorna casi un cien por ciento. Parece que aunque los seres humanos pueden diferir de las ratas en muchos aspectos, en este respecto de nuestra fisiología tenemos mucho en común.

Shippen toma la posición de que las soluciones hormonales a disfunciones eréctiles funcionan en la mayoría de los casos, aunque admite que no todos los hombres retoman su función eréctil después de la administración de hormonas. Apunta que muchas cosas pueden dañar el sistema circulatorio del pene: beber, fumar, depósitos de grasa en las arterias, y las acciones de ciertas drogas pueden todos destruir la capacidad del sistema vascular de funcionar correctamente. En realidad, una de las pruebas de funcionamiento correcto es la medida de la presión sanguínea. Si la presión en el pene no es la misma que en su brazo, implica que ha habido alguna degeneración permanente del sistema vascular en el pene que presagia fallas en su habilidad para restaurar su función sexual. Y Shippen también apunta que el estrógeno, o más correctamente, el estradiol, puede ser tan enemigo sobre los receptores de testosterona de la región genital como en cualquier otra parte del cuerpo. También enfatiza que la restauración de la función sexual puede llevar un tiempo para que los músculos y los nervios se regeneren hasta un estado completamente efectivo. Por cierto, dice que puede tomar tanto como un año, pero sostiene que a la mayoría de sus pacientes se les restaura la función sexual. 

Shippen apunta otras cosas importantes para sostener su caso. Por ejemplo, la importancia en conjunto de los niveles adecuados de testosterona en el hombre sexualmente activo está ilustrada por la sutileza de sus efectos, que se extienden hasta la bioquímica: La testosterona en el pene parece estimular la producción de gas óxido nítrico. El óxido nítrico es un neurotransmisor que estimula los nervios y estimula la vasodilatación, erecciones y por lo tanto la función sexual en su totalidad.

Usted puede haber oído de los ejercicios de Kegel que se les alienta a padecer a las mujeres cuando experimentan debilidad de los músculos de los esfínteres de la vejiga o ano. Puede no estar sorprendido de saber, quizá, que los hombres tienen estos músculos – conocidos como los músculos elevadores del ano – y que puede obtenerse una mejora sexual con ejercicios regulares de Kegel en los hombres. El objeto es fortalecer todos los elementos del sistema para que funcionen a su efectividad absoluta y proveer el máximo placer sexual y sensación.

Si usted está interesado en seguir la terapia de reemplazo de hormonas, mi sugerencia es que comience leyendo sobre el tema (ver enlaces.) Después debería mirar en el sitio médico de la Cruz Dorada (Gold Cross Medical site), para juzgar por usted mismo si el tema esbozado arriba es aplicable a usted. Si usted piensa que sí lo es, entonces me sentiría inclinado a buscar a un doctor de buena reputación a través de la Internet, o preguntando a los participantes en el grupo alt.support.impotence si saben de algún andrólogo o endocrinólogo comprensivo en su región. Si vive en el Reino Unido, puede ver a su GP (médico clínico) - pero esté precavido - puede no saber lo suficiente sobre el balance entre el estradiol y la testosterona para tomar decisiones en cuanto a enviarlo a un especialista. Pienso que estoy en lo cierto en decir que en realidad no es necesario pasar por su médico clínico para ver a un especialista privadamente, aunque desde ya esto probablemente no sea bien visto por su médico de cabecera cuando descubra que lo ha hecho así. Es un tema difícil, y no hay una respuesta simple: algo clave para esperar es que si sus niveles de testosterona están bajos, o ha disminuido su función sexual, y tiene los síntomas de arriba, entonces tiene todos los motivos para exigir o exigirse una visita a un especialista en el tema. Tanto como en las otras causas de impotencia como la degeneración vascular, necesitará la ayuda de un espectro más amplio de especialistas, como un urólogo. La página de información sobre impotencia de Fred es una completa enciclopedia de referencia en sí misma, con vínculos a todo cuanto usted pudo haber querido saber sobre este tópico. Buena suerte.

Fin de la historia personal comenzada arriba

Después que averigüé que mis niveles de testosterona estaban tan bajos, eso explicaba tanto. Pero más que nada explicaba cómo había perdido el sentimiento básico de ser un hombre. No puedo explicar fácilmente lo que quiero decir con esto, pero no es solamente una cruda cuestión de deseo sexual. Hay un elemento asociado a la pérdida de la hormona masculina que lo priva de su identidad como hombre, así también como de su impulso sexual. El primer tratamiento que probé era una forma oral de testosterona, que tenía efecto inmediato. Me encontré teniendo una erección la primera vez en semanas al volver a trabajar. Esto era bastante raro, pero me di cuenta que algo más había vuelto con ella - mi deseo. No puedo decirle qué fantástico fue sentir un impulso de aquella vieja sensación cuando fui a una tienda y fui atendido por una mujer que tenía una contorneada figura, y cuyos pechos suscitaron mi atención inmediatamente. (Sé que esto puede sonar crudo, pero ¡me parece que no hay escape de las cosas fundamentales que hacen a los hombres lo que son!) Conocí nuevamente de una vez esa vieja sensación familiar de pensamientos sexuales correteando desenfrenadamente por mi mente - usted sabe, la verdad del viejo cliché sobre los hombres pensando en el sexo cada minuto, o algo así - y se sentía realmente como un placer. En realidad me hizo sentir como un hombre nuevamente. 

Encontré que el efecto de la preparación oral era de duración algo corta, sin embargo, y tenía que tomarla regularmente a lo largo del día. Empero, tomada a la noche, restauraba mis erecciones nocturnas, y comencé a despertarme con una erección a la mañana nuevamente, lo cual era una gran sensación: previamente me acostaba sintiendo la completa ausencia de respuesta en mi pene tanto con pensamientos sexuales como tocándome. Me sorprendió cuán rápidamente volvió el viejo patrón de masturbación, también, y mis eyaculaciones parecían mucho más potentes y duraban varias contracciones. Encontré que realmente recortando mi actividad sexual, las sensaciones eran mucho más intensas y el volumen de la eyaculación mucho mayor, lo cual incrementaba mi placer. Como regresó mi interés por el sexo también cambió mi comportamiento - estaba mucho más motivado y salí a buscar a una amiga. Todavía diría que parecía mucho más motivado en buscar la compañía de mujeres aún cuando no hubiera una posibilidad sexual abierta. Supongo que la testosterona alerta a su cerebro al hecho de que siempre hay una posibilidad de sexo...! De todos modos, cuando estaba con una amiga, encontré que podía tomar las cosas mucho más lentamente y disfrutar del contacto corporal, de la cercanía y de los besos mucho más que antes, y aún tener mucho más placer por el hecho de que ella alcanzaba el orgasmo antes que yo. Ese no era un resultado directo de la hormona, pienso, sino más bien de un sutil cambio en mi sexualidad que de alguna manera había acompañado a este proceso.

Después de un tiempo, sin embargo, decidí que había tenido suficiente tomando seis pastillas por día, y me pasé a la forma implantada de testosterona. Los resultados de esto han sido muy buenos: No constituye, pienso yo, un sustituto completo para las propias hormonas, pero llega cerca. Pienso que la clave es tener la dosis justa: muy pequeña, y usted todavía tendrá algunos síntomas; demasiado y pienso que pierde algo de los beneficios - no parece incrementar su ímpetu sexual más allá del que tenía anteriormente, y tuve la impresión de que aún podría haber alguna disminución. Este era probablemente el caso, porque cuando miré mi nivel de estradiol, estaba muy alto. Pero reducir el número de implantes después de cinco meses parecía dedicarme a ese problema exclusivamente. Los otros beneficios estaban muy marcados: mi depresión desapareció, mi peso disminuyó gracias a la pérdida de grasa de mi cintura (aunque admito haber hecho más ejercicios, así que no estoy seguro si ese fue el efecto de la testosterona o no), y mis dolores y achaques y cansancio desaparecieron. Lo más importante de todo, realmente, mi depresión remitió. ¡Esto fue un gran alivio! Me sorprende cómo la depresión distorsiona la perspectiva de las cosas: con la testosterona, los mismos problemas parecían mucho menos que un obstáculo, como si tuviera mucho mayor poder personal. Finalmente, se me ofreció Viagra, y sé que hay quienes lo toman, pero no ha probado ser necesario para mí. Esto podría ser debido a mi bajo nivel de colesterol y a un buen estado físico. Como sea, me siento como si tuviera una nueva renta de vida. ¡Y no tengo más una piel seca!

Otra reacción personal a la información de arriba, que recibí por E-mail.

Muy interesante. Yo yenía todos esos síntomas y alguna pérdida de dientes hace unos pocos años. Aquí está lo que he encontrado que ha revertido la menopausia masculina:

 DHEA 50mg L Arginina 5-7 gramos diariamente. Produce el óxido nítrico necesario. 

Andro Teston del laboratorio GVI 2-3 diariamente cada una tiene androstendiona y 4 androstendiol los precursores de la testosterona. 100mg cada una por pastilla. 

DL fenilalanina 500mg para aumentar los niveles de dopamina en el cerebro se suma a la intensidad del orgasmo.

Avena Sativa 1 semana cada 3 meses una vez por día para liberar la testosterona pegada (binding). 

Tengo casi 55 años, logro una erección dura y eyaculo "a baldes." Es casi vergonzoso si no fuera que estoy tan malditamente feliz de eso. Antes de comenzar este régimen, era muy difícil lograr una erección y mi eyaculación goteaba. Tenía sudores nocturnos, engordé, la circulación hasta mis pies no era la mejor. También tenía dolores en la parte inferior de la espalda todas las mañanas. Ahora es un placer "poder disparar" alrededor de 4 pies (1,20 m.) con fuertes pulsaciones repetidas. Vea, no soy médico. Estoy buscando compartir mi experiencia de envejecer. El Viagra no ayudó cuando lo necesité y ahora no lo necesito. Pienso que el secreto es la L Arginina que produce el ácido nítrico, como Viagra, para dilatar las venas y arterias para tener la sangre donde se necesita para la erección. Es el Viagra natural. Este es el mensaje para salir a los Baby Boomers. ¡La ayuda está en la farmacia! Atentamente, Rich

Visits to this page since September 10 2001