El-pene.com
Hipospadias 


Hipospadias: qué es y qué puede causarla. Grupos de apoyo. El pene anormal. Vivir con hipospadias - historias personales.


ENLACES A OTRAS PÁGINAS EN ESTE SITIO

Home ] El tamaño del pene ] La anatomía y la circuncisión ] Agrandamiento del Pene ] Sexualidad masculina ] Maneras de Mejorar el Sexo con El ] Posiciones sexuales ] Qué Postura Sexual es la Mejor Para ti ] Eyaculación precoz ] Falta de eyaculación y falta de orgasmo ] Condones y contraconcepción ] Masturbación ] Andropausia y la crisis de la edad intermedia ] Problemas del pene ] [ Hipospadias ] Enfermedad de Peyronie ] Testículos y escroto ] La Sexualidad Femenina y El Clítoris ]

¿Disfunción Eréctil?

Cúrala fácil y rápidamente con nuestro sitio web especializado, y consigue una erección fiable todo el tiempo. Sé que tu disfunción eréctil te está afectando mucho tu auto-estima personal y sexual. La buena noticia es que, en la mayoría de los casos, este problema tiene solución. Haz clic aquí ahora para averiguar cómo.

¿Hipospadias? Una vuelta del destino - su pene no es como la mayoría de los otros

La hipospadias, que es una circunstancia de nacimiento, es una condición donde la apertura del pene se encuentra en alguna parte atrás, a lo largo del tronco, en cualquier parte desde la punta hasta la base, y está acompañada a menudo por otras diferencias tales como el pene torcido, una apariencia "curvada" porque el glande se dobla hacia abajo, y un prepucio encapuchado, incompleto. Hay poca información sobre este tema en la red, y espero que esta página sea útil a aquellos que tienen este desafío. La hipospadias puede no ser eso bien conocido, pero para los hombres que la experimentan, las consecuencias pueden ser devastadoras, porque golpea a la raíz de "normalidad" - y, como yo sugerí en la página del Tamaño, para la mayoría de los hombres, estar allí con el resto de humanidad es un problema crucial. 

El texto de abajo está escrito por un hombre con la experiencia personal de hipospadias.

¿Qué es hipospadias?

Para abreviar, es una condición donde el pene normalmente no se desarrolla de la manera usual. El resultado es que la abertura del pene (el agujero de orinar, o, en términos médicos, el meato urinario) se localiza en algún lugar en la parte inferior del glande, o tronco, o aún tan lejos atrás como la unión del escroto y pene. Además, a veces el prepucio no se desarrolla totalmente, sino que forma una capucha arriba de la cima del glande, quizás con adherencias al glande. El glande puede estar achatado, y hendido por debajo, y la cabeza del pene puede inclinarse hacia abajo debido a la estrechez del tejido dentro del tronco - una condición llamada el curvatura. Por último pero no menos importante, puede haber una torcedura en el tronco del pene, con la cabeza rotada en un eje a la base del tronco.

¿Por qué ocurre?

Es difícil de decir. Hay muchas sugerencias. Durante el desarrollo del bebé varón, es crucial que la testosterona se produzca en sus tejidos en una cierta fase de su crecimiento, alrededor de 6 - 8 semanas después de la concepción. Si esto no se produce, o si sus tejidos son insensibles a ella por alguna razón, entonces su desarrollo físico sexual no será normal. En el caso más moderado, esto significará que la hipospadias toma la forma de una abertura en la parte inferior del glande o cabeza del pene. En los casos más extremos, puede llevar a condiciones intersexuales donde el niño nace con una mezcla de características masculinas y femeninas.

¿Qué puede causarlo?

La primera razón es que puede haber alguna mutación genética que haga a los tejidos del niño insensibles a la testosterona. Hay un número de mutaciones que varían en la severidad y llevan a diferentes grados de insensibilidad andrógena (como lo llaman los médicos). Obviamente, cuanto mayor es la resistencia a la testosterona, peores son los aspectos físicos de esta condición. Sigue que para cualquier varón con insensibilidad andrógena, puede haber más tarde problemas en cuanto a lo que él se va a desarrollar sexualmente cuando llegue a la pubertad y sus testículos comiencen a producir más testosterona. Estas mutaciones genéticas se llevan en el cromosoma X que un niño hereda de su madre. Esto significa que por lo menos en algunos casos, el padre de un niño afectado no tendrá hipospadias, aunque los hermanos de su madre sí.

La forma más extrema de insensibilidad andrógena es una condición conocida como Síndrome de Feminización Testicular en la que un bebé tiene el cromosoma masculino pero sus tejidos son completamente insensibles a la testosterona, y se desarrolla como una niña, aunque carente de los ovarios y el útero. Hay varios libros de personas que han crecido con esta condición, y algunos de ellos hacen su lectura sumamente conmovedora...... sin embargo, yo me salgo del tema.

Segundo, algunos científicos han sugerido que los estrógenos (o, en Europa, oestrogens) administrados a la madre mientras el bebé se desarrolla puede afectar el proceso de desarrollo sexual masculino; esto parece razonable, ya que los estrógenos impiden que la testosterona actúe eficazmente en las células del cuerpo varón. El problema que parecemos estar enfrentando es que muchos de los químicos usados en el mundo moderno mimetizan el efecto del estrógeno natural en el cuerpo. Algunos de los villanos se han identificado como plastificantes usados en muchos materiales plásticos, algunos pesticidas comunes, y contaminantes producidos quemando la basura. Y otra fuente de compuestos del estrógeno medioambientales son los altos niveles de estrógeno puestos en los sistemas de desagüe a través del uso de la píldora anticonceptiva.

La verdad es que es un problema complejo. Pero cuando hay otros factores, como las anormalidades de los cromosomas (el síndrome de Klinefelter es a veces sospechoso), generalmente dejarán bastantes pistas para un diagnóstico. Pero no se encuentra ninguna explicación de lo que ha pasado en los casos simples de hipospadias moderadas.

Claro, en la medicina, cuando usted empieza a buscar factores concurrentes, siempre puede encontrar correlaciones entre una cosa y otra. Pero esto no significa que ellas sean causa y efecto. Sin embargo, siento que debo incluir estas observaciones, en razón de la integridad si nada más. El Journal of Urology (Periódico de Urología) de marzo de 2001 da a conocer un estudio en el que las mujeres de más edad parecen tener riesgo más alto de dar a luz a niños con hipospadias severa. Los riesgos todavía son muy pequeños, claro, pero los resultados mostraron que las mujeres de 35 años de edad y mayores tenían un 20% de riesgo más alto en conjunto de tener un bebé con hipospadias severa. Los investigadores analizaron la incidencia de hipospadias según la edad maternal entre las mujeres en el Estado de Nueva York y California entre 1983 y 1996. Los investigadores encontraron que había 1,2 a 3,1 casos de hipospadias cada 1.000 nacimientos en las mujeres menores de 20 años comparados con los 1,8 a 3,7 casos cada 1.000 mujeres de más de 35 años. El Dr. Harry Fisch, uno de los autores, declaró: "la edad de la madre puede ser el factor único más importante además del perfil genético del padre y de la madre." Journal of Urology 2001. Volumen165: páginas 934-936.

Y para mostrar simplemente cuán complejo realmente es este problema, y también, supongo, cuán equivocados podríamos estar al empezar a ver demasiadas correlaciones entre el hipospadias y otros factores que podrían ser simplemente coincidencias y nada más, otra sugerencia que ha sido recientemente hecha es que si la madre sigue una dieta vegetariana, sus niños más probablemente pueden tener hipospadias. Hay varios enlaces a artículos sobre esta sugerencia en la tabla debajo. Mi opinión es que no hay suficiente evidencia para hacer pensar en una conexión clara por el momento. Es posible que haya un factor de riesgo entremedio - por ejemplo, las mujeres pueden sentirse atraídas hacia las dietas vegetarianas por alguna razón fisiológica desconocida, y puede ser esta diferencia en la fisiología que causa el hipospadias, no el vegetarianismo.

Un hecho raro que necesita ser conocido más ampliamente es que una droga llamada Propecia, diseñada para invertir la pérdida del pelo en los hombres calvos, puede causar 
hipospadias si se ingiere por una mujer embarazada. Funciona en los hombres calvos inhibiendo la conversión de testosterona a uno de sus derivados más activos, el DHT, que es responsable en el feto de los aspectos más importantes en el desarrollo físico del varón. Si usted quiere saber más de esta droga aprobada por la FDA, hay un enlace en la tabla debajo. El punto es que el sistema reproductivo masculino es comparativamente frágil, y claramente su desarrollo normal puede romperse fácilmente.

¿Cómo se desarrolla el hipospadias?

Durante el desarrollo del bebé varón, dos pliegues de tejido se funden a lo largo de la longitud del pene para formar la uretra. Si el proceso de fusión se detiene antes de que alcance la punta del pene, la uretra se abrirá en el lugar incorrecto. Cuando la fusión se detiene justo debajo de la punta del pene, la uretra se abrirá en la parte inferior del glande. Si la fusión se detiene un poco antes, la apertura se localiza en la cresta coronal o justo debajo de ella; esto se llama hipospadias coronal. Éstas son las formas más moderadas de hipospadias, aunque aún pueden acompañarse por todos los otros aspectos de la condición arriba expresados, a veces también la piel que cubre la uretra es tan delgada como papel una cierta distancia hacia atrás del tronco.

A veces la uretra puede desarrollarse no más allá de la base del árbol del pene, en cuyo caso la cabeza del pene puede estar notablemente doblada hacia abajo, porque el surco en el que la uretra se habría desarrollado es más corto que el propio pene.

¿Cuán a menudo ocurre la hipospadias?

De nuevo, es difícil decirlo. He visto estimaciones que van desde 1 en 100 a 1 en mil bebés varones. Lo que parece claro, sin embargo, es que la frecuencia del hipospadias está aumentando, junto a las proporciones crecientes de esterilidad en los hombres y menor calidad de esperma. Los científicos han sugerido que algunas de estas anomalías reproductivas masculinas se han duplicado durante los últimos veinticinco años - y el dedo acusador apunta a los estrógenos en el ambiente. La estimación actual más alta para esta condición parece ser de 1 en 100 nacimientos.

¿Qué puede hacerse por esto?

La visión médica actual es que si es aconsejable la cirugía, debe realizarse en cuanto sea posible - ciertamente dentro del primer año o dos después del nacimiento. 'Aconsejable' quiere decir que el hipospadias sea severo, o que los problemas asociados con él sean deformantes, o que la abertura uretral esté en una posición donde el muchacho tendrá que sentarse para orinar - un problema psicológico devastador, particularmente en la escuela - o que el hipospadias induzca frecuentes infecciones del tracto urinario. En las manos de un cirujano pediátrico competente, experimentado, las posibilidades de un buen resultado de la cirugía son altas, aunque en una minoría de casos (una minoría pequeña) hay complicaciones como fístulas y cicatrices del tracto urinario, que tienen que ser re-operadas cuanto antes. Si el pene hipospádico ya es pequeño, como lo es a veces, esto puede reducir su tamaño incluso más.

En los casos más severos de desarrollo sexual raro, la Sociedad Intersex de Norteamérica ha hecho una fuerte declaración por la que el problema de la cirugía debe postergarse hasta que el individuo involucrado sea suficientemente adulto como para escoger por sí mismo qué hacer sobre su desarrollo sexual ambiguo. Mientras que yo en principio apoyaría esta perspectiva, no pienso que cualquier pediatra o padre responsable dejaría a un niño inequívocamente varón, que tendría un hipospadias corregible moderado a severo, sufrir los efectos psicológicos de esta diferencia cuando él creciera. Una pregunta más difícil surge donde el hipospadias es moderado. ¿La cirugía debe realizarse puramente por razones estéticas? Es probable que un pene así, sea totalmente funcional y capaz de dar sexo agradable a su dueño. Si también va a ser capaz de entregar esperma a su pareja, los riesgos de cirugía pueden ser injustificables. Por otro lado, me he encontrado a varios hombres con hipospadias moderados que no se han operado para corregirlo, y para quienes los problemas asociados como la torsión del pene, problemas de tamaño (esto es, tamaño del pene pequeño), los efectos psicológicos de cambiarse en la escuela, orinar junto a otros hombres en los baños públicos, y sentirse generalmente 'diferentes' han sido devastadores, y les ha impedido finalmente establecer relaciones íntimas exitosas, ya sean homosexuales o heterosexuales.

Quizás en definitiva la clave sea encontrar a un doctor en que usted confíe - para padres de bebés varones un pediatra, y para muchachos más grandes y hombres un urólogo: asegúrese que él tenga experiencia en el problema, y no tenga miedo de cuestionarlo o cuestionarla. Cualquier doctor que respete a sus pacientes entenderá esta actitud. Y si  no respetan a sus pacientes, yo sería renuente a confiar en ellos.

¿Cuál es la probable consecuencia del hipospadias?

Mucho depende de los problemas psicológicos. Algunos hombres enfrentan las dificultades más espantosas y las superan; algunos no lo encuentran tan fácil. El hombre más inspirador que me encontré nació en los años 1940 sin el pene y con un sólo testículo. Él se operó más adelante cuando su padre volvió de la guerra y averiguó cómo era su hijo de entonces 5 años de edad. Las técnicas de la época sólo pudieron dar al muchacho un pene que de adulto era una pulgada de largo estando fláccido y quizá una y media pulgada erecto, con un testículo no funcional, y en terapia de reemplazo de testosterona de por vida. Él podía estar de pie para orinar, pero la operación había usado tejido con pelos, lo que significaba que él tenía que afeitar su pene reconstruido todas las semanas. Él podía tener orgasmo, pero no penetrar a una pareja, y él no tenía semen para eyacular. Aún a pesar de esto él había establecido una carrera exitosa, se había casado y vivía cómodamente con dos niños adoptados. Por otro lado, yo me he encontrado a hombres que han sido casi incapaces de vivir con dificultades mucho menores. Así que ¿cómo puede uno generalizar?

La respuesta que a mí me parece es que si un hombre es capaz de desempeño sexual, está razonablemente feliz, y puede establecer intimidad con una pareja, no necesita sufrir irracionalmente. Pero.... esto es fácil de decir. Me he encontrado con tablas de mensajes en la red con súplicas desesperadas. Uno de ellos era de un muchacho de 14 años de edad quien claramente no tenía nadie en quien confiar y se sentía solo con su problema. Él no se había operado, y su pene, dijo él, 'era como una J,' (doblada al final en una curvatura peneana clásica), 'tengo que sentarme para orinar porque rocía por todas partes, el prepucio no se retrae totalmente, y estoy desesperado porque también estoy avergonzado de hablar con cualquiera sobre eso'. Otro era de un hombre que había tenido nueve operaciones en la vida adulta, finalmente sin éxito, para corregir la condición. Aunque él tenía un pene ahora más pequeño en la erección que cuando empezó (debido a la cicatriz), él dijo: 'yo me alegro de haberlo intentado porque por lo menos durante unos meses yo me sentí normal mientras yo pude orinar de pie.' Y un tercer hombre me escribió para decirme: 'Mi hipospadias es una 'circunstancia', no es realmente un problema. Nadie me ha dicho realmente nada sobre lo que le pasó a mi pene. Sólo sé que está 'doblado' y que la uretra está en donde se unen el glande y el tronco, donde normalmente está el frenillo. Parece haber tejido de cicatriz en la base de mi pene y yo tengo un 'ojo' disfuncional donde la uretra haría la descarga normal. Hasta donde yo puedo decir del auto-examen, y de memoria de un chequeo médico hecho en mi pene cuando yo tenía ocho años aproximadamente, mi uretra no se formó satisfactoriamente antes del nacimiento, y pudo haber sido corregida quirúrgicamente. Por suerte el meato urinario orina hacia adelante y no hacia abajo. El glande de mi pene forma una clase de capucha. Yo parezco no tener frenillo y no hay prepucio en la parte inferior del pene, aunque el área de la base del glande en la superficie superior todavía tiene el remanente de un prepucio. Yo nací en 1956 en Sydney, Australia, entonces tengo 44 años. Yo soy capaz de la micción y eyaculación, y mi erección no aparece haber sido afectada.' 

Su historia, por favor

Así - ¿quisiera poner la historia de su hipospadias - como muchacho, hombre, padre, pareja, homosexual, heterosexual, lo que sea - en la red para que otros aprendan o la compartan? No importa si su hipospadias es moderado o severo, la historia de sus experiencias beneficiará a alguien. Y si usted tiene una foto, o fotos, para compartir, eso sería incluso mejor - los hombres raramente consiguen ver otros ejemplos de esta condición, aun si son gay - e incluso entonces no a menudo.  Hay varios relatos de vivir con el hipospadias al final de esta sección, debajo de la tabla de enlaces, y son una lectura interesante, sobre todo los puntos sobre sentirse diferente de todos los demás, y aislándose psicológicamente debido a este sentimiento.


Relatos personales de hipospadias de visitantes a este sitio.


Un relato personal de la experiencia del hipospadias. El autor tiene 31 años y vive en los EE.UU.

Al nacer mi uretra se abría en alguna parte a medio camino debajo del tronco desde el glande. Yo tenía la capucha tradicional así como alguna curvatura. Mi pene se parecía a la foto del "hipospadias coronal" con excepción de la uretra que se abre más lejos abajo del tronco. Yo tenía una linda ranura en el glande donde la uretra debería haber estado naturalmente aunque esa ranura está ligeramente en la parte de abajo del pene. No hay ninguna torcedura. Como adulto, la curvatura es ligera pero notable (no sé si la curvatura se encauzó con en la cirugía o si hubiera resultado de esa manera naturalmente.)

Como niño, una vez fui consciente de que yo era diferente, se convirtió en un problema conmigo. Me recuerdo como niño pensando que yo podría quizás abrir un agujero con una piqueta a través de la ranura donde la apertura correcta debía estar y arreglar el problema yo mismo. El dolor rápidamente me desanimó de esa idea. Estaba muy frustrado con el por qué yo era diferente. Realmente no se dota a los niños para tratar con la realidad de que "la vida no es justa". 

Mi orientación sexual es heterosexual, pero debo admitir una cierta curiosidad hasta hoy por el pene normal. Esa curiosidad se ha mostrado de niño con juegos como "muéstrame el tuyo y yo te muestro el mío" con muchachos de mi edad. El juego sexual con otros chicos no continuó pasada la pubertad, pero sé que eso me ha afectado como adulto porque los recuerdos de esas interacciones aún son muy poderosos. Los sentimientos asociados a esos recuerdos no son deseos sexuales, sino más bien de envidia y celos. Como adulto a veces todavía experimento esos mismos sentimientos al ver imágenes de penes normales. Ciertamente, esto a veces me ha causado confusión al preguntarme qué es normal o qué se espera de alguien que se considera a sí mismo como heterosexual. La conclusión más clara a la que he llegado es que en mi situación eso es probable que ocurra. Una conducta de explorar a otros y no permitir que otros me exploren a mí ha seguido un poco como adulto en mis interacciones sexuales con mujeres. A pesar de estar "corregido", todavía a menudo me veo como ese muchachito con el pene "horrible", deformado.

Después de mi completa corrección a los 22 años, me volví muy promiscuo. Me aferré a la idea que si era capaz de ser pareja sexual, eso cimentaría mi valor. He tenido docenas de parejas sexuales en mi vida y esto incluye sólo aquellas con las cuales he tenido coito... no tengo idea de con cuántas me he involucrado en juegos sexuales. En vez de causarme volverme más seguro y devolverme auto-confianza, este comportamiento me dejó necesitado, inseguro y sin saber nada sobre cómo establecer la intimidad. Quizá sea lento en aprender, pero finalmente he entendido que no puedo tener sexo a mi modo para sentirme mejor conmigo mismo. Más vale tarde que nunca. Actualmente soy célibe por elección y espero establecer una relación amorosa con una mujer y elegir compartir mi sexualidad con ella más que tener sexo y esperar que el amor provenga de él. Soy feliz de informar que la necesidad y la inseguridad decrecen lentamente al establecer relaciones respetuosas. Es divertido cómo funciona. Nota interesante... dos de las tres relaciones realmente amorosas e íntimas que alguna vez haya tenido con mujeres ocurrieron entre los 18 y 22 años... ANTES de que tuviera mi corrección final. 

Mis padres.... mmmm...eso es duro. Mis padres cometieron errores, pero los he perdonado porque sé que ellos hicieron lo mejor que sabían hacer con las herramientas con las que fueron equipados. Dos cosas he sabido siempre mientras puedo recordarlo: que fui adoptado y que yo tenía hipospadias. Mis padres se referían a él como mi "deformidad" y decían que tenían un doctor que iba a arreglarla de modo que sería "normal" y que podría tener hijos (eso no tenía sentido por aquella época.) Mi padre ahora falleció y mi madre tiene 70 años de edad. La generación de la que venían no discutía abiertamente semejantes cuestiones, entonces no era un tópico para discutir excepto de la forma más general posible. Sólo se tiraba dinero en el problema... enterrar tu cabeza en la arena... y esperar que el problema se vaya. Dios prohibía que tuviéramos una charla cómoda sobre esto o preguntar mi opinión de cómo me sentía por eso. Tenían buena voluntad y Dios los bendiga por la buena voluntad de financiar todo y nada para hacerlo "correctamente". Pero yo crecí en esa atmósfera sin investigar la materia ni hacer preguntas de fondo a mis doctores (mis padres tampoco lo hacían.) Al creer me dijeron que la razón por la que había sido adoptado era por el hipospadias y que debía considerarme afortunado por tener una condición que podía ser ocultada. Después de todo, una persona con una deformación evidente como la falta de una pierna no podría hacer lo mismo. Esta "advertencia" era TAN destructiva. En vez de sentir que tenía una imperfección que otros podrían comprender (después de todo... no era por mi culpa), crecí creyendo que tenía algo vergonzoso que ocultar. Mientras me reponía de mis operaciones siendo niño, estaba en casa acostado y escuchaba a mis padres decir a los niños de la vecindad que estaba visitando a parientes fuera de la ciudad. La vergüenza me provocaba internalizar la culpa e incrementar el foco en lo negativo. El pene es un objeto muy definitorio de la masculinidad, y tener algo defectuoso en ese objeto es muy difícil de sobrellevar. Quizá alguien que ya haya caminado en mis zapatos podría comprender.

 Las Operaciones:

La primera operación fue cuando era un bebé. No estoy seguro de cuál fue el objetivo de esa operación porque no pienso que la uretra fuera movida (quizá porque dirigía la curvatura.) La segunda operación fue más o menos a los 11 años. La abertura uretral fue movida a la cresta coronal. Parte de mi prepucio fue utilizado para formar el tubo de piel que conformaría la nueva uretra y el remanente fue cosido a la base del pene. Podría ser difícil imaginárselo, pero el cirujano dejó el prepucio pegado a los costados... abrió a lo largo la cresta coronal superior y tiró la piel sobre el glande para adherirla a la parte inferior del tronco.  El resultado de esta cirugía fue que tuve una abertura uretral en la parte baja de la cresta coronal y piel suelta abolsada (prepucio) colgando de la mitad de abajo de mi pene (cubriendo aproximadamente un área de 3/4 de pulgada (2 cm) desde la cresta coronal hasta la abertura original.) La piel "abolsada" era muy desagradable. Esta operación también me dejó una fístula desde la abertura original. Fantástico... ahora tenía pis saliendo de dos agujeros... pero podía manejarlo apretando mi dedo contra la piel abolsada cubriendo la fístula.

La tercera cirugía fue a mis trece años y dirigió la fístula. Esta vez la fístula fue corregida, pero el resultado estético fue el mismo, con la desagradable piel floja colgando del fondo de mi pene. A esa altura me dijeron: "es todo lo que podemos hacer por ti... es lo mejor que alguna vez tendrás." Yo acepté eso como una respuesta y hacía lo que podía para ocultar mi condición. Me volví sexualmente activo a los 18 años y después de romper con mi primera novia contraje verrugas venéreas en una aventura de una sola noche (las verrugas estuvieron ocultas por meses porque estaban adheridas al tubo de piel dentro de la uretra creada quirúrgicamente.) Finalmente fui a un urólogo para dirigir el problema y me preguntó por qué no había "terminado" mis cirugías. Para hacerlo breve, mi cuarta cirugía a los 21 años la hizo este mismo urólogo que intentó mover el meato urinario a la posición correcta. Las suturas comenzaron a deshacerse dentro de las 12 horas de la cirugía y el resultado fue todavía peor que lo que tenía antes. Ahora tenía un meato urinario mucho más grande y al glande marcado por una cicatriz. Después me dijo un urólogo muy competente que las técnicas usadas en aquella cirugía habían sido completamente poco ortodoxas y destinadas al fracaso antes de comenzar. (podría escribir un libro basado en esta experiencia... la más horrible por la que he pasado.) 

La quinta y última operación fue completada por el urólogo competente a los 22 años. La cuarta cirugía me había arrebatado la valiosa piel floja que habría sido muy útil en la cirugía final. Afortunadamente, el doctor hizo lo mejor con lo que tenía y desplazó la uretra a la posición correcta (abertura vertical en vez de horizontal) y también sacó algo de la cicatriz de mi glande. En mi recuperación post-operatoria de esa cirugía, descubrí otra fístula. Esta vez era de la abertura de la cresta coronal. Desde ya que esto no fue descubierto hasta que fue removido el catéter y lo dirigimos tomando la sugerencia de un médico rural que me había referido a este urólogo. La sugerencia fue insertar un tubo Foley de goma en la uretra debajo de la fístula cada vez que orinaba (es muy doloroso empujar un tubo en una uretra recién operada... créanme.) Afortunadamente la fístula sanó y se cerró apropiadamente. Me sorprendió saber que este urólogo nunca antes había usado este procedimiento para dirigir una fístula y que él estuviera sorprendido de que funcionaba.

Resultados finales:

Mi pene erecto es aproximadamente de 5½ a 6 pulgadas (14 a 15 cm.) y el glande todavía tiene la forma tradicional asociada con hipospadias. Todavía tengo una ligera curvatura... la piel del tronco está considerablemente tensa (esto ha sido confirmado por parejas sexuales)... hay una moderada contracción del meato urinario (abertura pequeña, estrecha)... una ligera cicatriz en el glande pero mejorada desde la última cirugía... cicatrices sobre la cresta coronal arriba, abajo y a los costados... y tengo folículos pilosos que se extienden hasta la cresta coronal (afeito el pelo en la base de mi pene y ocasionalmente depilo los que salen más arriba.) Puedo orinar de pie con bastante buena puntería (esto a veces es afectado por tiempo frío) y me desempeño bien en el coito. La eyaculación es normal y he ido incluso tan lejos como haber hecho un conteo de esperma. No he intentado tener hijos aún, pero estoy contento por haber hecho el conteo, de todos modos me da tranquilidad de espíritu.

Las compañeras sexuales que han escuchado toda la historia me dicen que se ve bien, considerando lo que he hecho. Varias han comentado que la única diferencia obvia que advierten es que la piel sobre el tronco está considerablemente más tensa que en otros penes. La mayoría dice que no lo habrían advertido realmente si no hubiera dicho nada (encuentro esto dudoso.)

Notas finales:

En definitiva he quedado completamente satisfecho con el resultado final aunque usted podría no suponerlo. Yo nunca cambiaría lo que yo tengo ahora por lo que yo comencé. Incluso soportaría de nuevo el dolor si fuera necesario. Quizás suene incoherente, pero todavía de vez en cuando tengo inseguridades sobre cómo se ve mi pene a pesar de muchas compañeras sexuales diciéndome que está ABSOLUTAMENTE BIEN. A menudo he dudado de ellas. Por ejemplo... si una mujer de sobrepeso viniera a preguntarle si ella es gorda, ¿qué le diría usted...? ¿sí? ¡Claro, no!! Usted bailaría alrededor de la pregunta y le diría todo menos la verdad (o así me lo dice mi mente). Por qué siento la necesidad de medir hasta en algún otro standard está más allá de mí, pero es lo que es. El problema de inseguridad ha sido un paseo en montaña rusa... a veces estoy bien con él... a veces no. La diferencia más grande en principio para eliminar la inseguridad ha sido el cambio en los patrones de las citas/sexo y LA HABILIDAD DE HABLAR SOBRE LA CONDICIÓN CON OTROS. Esto me ha quitado la vergüenza y la ha convertido en algo que es simplemente otro accidente de la naturaleza que no fue por mi culpa y no tiene que ser ningún gran secreto. Claro, el buen gusto social demanda que se use el sentido común al discutir la materia, pero he alcanzado un punto donde he podido discutirlo con amigos muy íntimos (hombres y mujeres) en términos genéricos que sean fáciles de entender para ellos. Claro yo no me lo saco y se los muestro... pero ellos obtienen la idea general. Ellos no parecen pensar que es casi la gran incógnita que he descifrado para ser y además, que lo haya hecho no lo hace parecer algo muy grande para mí. Es un progreso muy positivo para mí poder hablar sobre esto. 

Como adolescente yo luché con problemas de peso y como adulto joven luché con el alcohol y problemas de adicción a las drogas. Ahora ciertamente yo no puedo culparlos de mi hipospadias, pero sé que la condición agregó combustible al fuego. Ahora he estado sobrio durante casi 6 años. Esto es importante a la historia porque yo no habría podido hacer los cambios de conducta necesarios para enfrentar a este problema (progreso reconocidamente lento... incluso en la sobriedad) si yo no me hubiera tratado los problemas de adicción. Quizás alguien leyendo esta historia tiene hipospadias (o sabe de alguien que lo tiene) y relacionará con lo que yo he descrito. En ese caso, entonces eso bien ha merecido la pena. Es importante para aquellos de nosotros con esta condición saber que no estamos solos y que otros han tenido sentimientos y experiencias increíblemente similares. Yo no promuevo necesariamente operarse, al ser eso una decisión personal que cada uno debe tomar para sí. Si usted elige operarse, entonces asegúrese verificar las credenciales del cirujano y no tenga miedo de hacer las preguntas y obtener las referencias. También puede ayudar saber que usted puede verificar las credenciales de cualquier doctor en EE.UU. a través de la homepage de AMA. También recuerde que no hay vergüenza en buscar la ayuda de un consejero profesional para los problemas emocionales causados por esta condición. Los mejores deseos a todos.


Otro relato personal.

Me gustaría compartir una historia de hipospadias con todos esos varones que han estado avergonzados de su pene. Cuando nací, el médico notó que yo tenía un hipospadias severo con el meato urinario localizado a mitad de camino entre el escroto y la punta del pene. Yo sufrí cuatro cirugías como niño para reparar el problema, y ellas parecieron trabajar bien durante aproximadamente 12 años. Mi pene tenía forma normal, podía lograr la erección, y aparecía como "normal" al compararlo con otros. Cuando alcancé la madurez sexual, el crecimiento de mi pene causó que la piel quirúrgicamente reparada de la base de mi pene se rasgara, revelando varias fístulas, o agujeros, de la base del pene en un meato urinario libre. Aunque yo tenía un meato "real" que se abre en la punta de mi pene, yo también tenía varias aperturas en la base. Esto me causaba gotear cuando orinaba cayendo sobre mis pantalones. Esta vergüenza me obligaba a tener que orinar sentado. Estaba avergonzado de decirles a mis padres, y estuve hasta los 17 años evitando a las mujeres porque si yo estaba en una situación de eyaculación, un poco de semen se dispararía por abajo así como por la punta. Yo sentía que las mujeres se sentirían que yo era un monstruo. Después de muchos años de humillación, finalmente establecí una cita con un urólogo. Él realizó la cirugía en mí para reparar el goteo del tronco. Esto involucró quitar la piel de mi escroto y pegarlo quirúrgicamente a mi pene. Sin embargo, quedó durante un año y entonces la piel se murió y regresé ahora a la fase uno. 

Aquí están las buenas nuevas. Alrededor de los 19 años decidí olvidarme del problema y comencé a citar mujeres. Encontré que cuando una situación ocurría (el sexo oral) en que ella podría ver las cicatrices/agujeros en el pene, ella no estaba asustada sino curiosa. Cuando yo explicaba que era una condición bastante común en los niños varones, no les importaba y continuaban con su cometido sexual. Éste fue un buen propulsor de confianza para mí.  Ahora yo soy un varón de 22 años en su segundo año de carrera médica. Todavía goteo, pero he solucionado la manera de orinar parado sin chorrear sobre mi ropa. Mi novia realmente hace un juego de mis fístulas. Durante el sexo oral, si ella aprieta la punta con su boca, todo el semen saldrá por abajo, y ella no tiene que tragarlo, sin embargo yo consigo eyacular mientras estoy en su boca. Es una situación de ganar-ganar.

Mi pene también es sólo de 5 pulgadas (12,7 cm) estando erecto debido al hipospadias, pero mi novia está más que contenta con mi desempeño sexual. El hipospadias no tiene que estropear el nivel de confianza en uno y un pene más pequeño puede ser disfrutado por la mujer debido al contacto físico más íntimo que uno logra con un pene más pequeño y el mayor control intervaginal.

"Un sobreviviente del hipospadias."


Otro relato personal de un visitante a este sitio web:

Es una afirmación obvia, pero de todos modos la haré: en tanto que un hombre se preocupe por la identidad sexual, la parte más importante de su cuerpo es su pene. (Excepto quizás, su cerebro, pero la mayoría de los hombres no tiene nada impropio en sus cerebros.) El efecto de anormalidad en el pene es, por consiguiente, profundo en todos los niveles de su ser.

Cualquier chico nacido con un pene anormal se verá como diferente al resto de los muchachos y hombres alrededor de él de una manera fundamental: y de hecho, todos los hombres con los que me he encontrado que tienen un pene hipospádico me han dicho repetidamente que siempre se han sentido diferentes. Y también han experimentado, a través de los años, una inmensa carga de depresión y ansiedad, muy a menudo con aislamiento y soledad, tirados para regalo.

A veces me pregunto cómo los hombres aguantan esta condición y la manejan para seguir. Pero la respuesta, está claro, es la misma que para cualquiera con una condición que asalta su sentido de la propia identidad: ellos siguen luchando, a pesar de la carga por el sentido de diferencia, deficiencia y baja autoestima. Para mí, es indudablemente cierto que mi hipospadias le ha dado forma a mi vida. Durante años evité la posibilidad de cualquier encuentro sexual con una mujer, porque estaba aterrado de ser visto como anormal, diferente, o lo peor de todo, que se riera de mí. Era más fácil de seguir con hombres, porque después de todo yo soy un hombre, ¡aunque con un ligero sentido de diferencia con otros hombres! También es verdad que durante años he estado interesado en la forma y tamaño de los penes de otros hombres, un hecho que yo creo proviene directamente de mi deseo de compararme con hombres "normales". El problema con esto es que uno nunca encuentra a nadie con quien compararse, y todas las miradas furtivas en los vestuarios de los baños de las piletas – mientras me aseguraba muy cuidadosamente que nadie pudiera ver mi pene – no hacía nada sino reforzar mi sentido de diferencia y anormalidad.

Yo no sólo nací con un pene hipospádico sino también con uno pequeño. Esto me ha dado dos cosas sobre las que preocuparme: el problema del tamaño, eso plaga a tantos hombres de todos modos, y también la anormalidad que en mi caso ha sido bastante severa. Yo tengo la condición muy común de un prepucio encapotado que sólo se extiende parcialmente encima de la superficie de la cima del glande. Aunque no lo sabía cuando estaba creciendo, este prepucio distorsionado en realidad estaba pegado a la superficie de la cima del glande con algunas adherencias que no se habían separado cuando yo era un bebé. Se separaron cuando yo tenía aproximadamente catorce años y como nunca había inspeccionado muy de cerca un pene ¡yo pensé que el mío estaba cayéndose a pedazos! Supongo que superé ese trauma bastante rápidamente, pero la última separación de las adherencias me ha dejado con un glande increíblemente hiper-sensible que desde ya no se cubre adecuadamente por ningún prepucio.

Además, el tronco de mi pene está torcido de la base a la punta alrededor de sesenta grados. Esto varía según la temperatura, el grado de contracción y el grado de erección de mi pene - cuando está erecto está más o menos derecho - pero de nuevo, es un constante recordatorio de la diferencia con la que nací. No puede sorprenderle saber que exponerme en los vestuarios de la escuela era una pesadilla - una dura experiencia que aún hoy miro hacia el pasado con horror. Siempre que teníamos que cambiarnos en los vestuarios públicos consumía en un completo estado de ansiedad que tuviera que exponerme, exponerme por ambos, por el pene pequeño y por el pene anormal. Por supuesto en un número de ocasiones esto ocurría realmente, un hecho que no podía ayudar mucho a mi auto-estima. Si tuviera un hijo con esta condición, consideraría seriamente tenerlo médicamente exento de los deportes (si él lo quisiera) como para ahorrarle la amenaza de la humillación pública. Pasó mucho tiempo antes de que lograra realmente comenzar una relación sexual con alguien y cuando lo hice fue con un hombre, porque el miedo de exponerme a una mujer y no ser visto como masculino era tan grande que simplemente no podía enfrentarlo.

Debí haberme dado cuenta de que las mujeres no me ridiculizarían de esa manera, pero de cierta forma había crecido en mi mente la convicción que los hombres serían más comprensivos de mi deformidad en una parte tan fundamental de su anatomía. Así que muchos años pasé mi vida sexual con hombres, y aunque lo disfrutaba, probablemente no será una sorpresa saber que cuando finalmente estuve junto a una mujer no hubo problemas, y que fue la experiencia que más disfruté en toda mi vida.

Esto. sin embargo, no significa que los efectos del hipospadias hayan sido superados. Como esto ocurre, estoy recibiendo tratamiento de un terapeuta sexual, y eso me está ayudando. No sé cuál será el resultado a largo plazo, aunque sería lindo mejor salud emocional. Probablemente sea un eufemismo decir que moldeó mi vida. Lo que ha hecho en realidad es bajar la confianza en mí mismo, reducir mi autoestima, retenerme de competir con con otros hombres, retenerme de relaciones íntimas, e impedir de cumplir cabalmente hasta el momento algo como todo el potencial de mi vida. En lo que toca a mi futuro, bueno, mi aspiración sería encontrar una relación amorosa con una mujer, pero siento que hay un largo camino que recorrer antes de que se cumpla ese objetivo.


Y de un hombre gay: 

Aquí hay algunos pensamientos que fueron motivados por la información sobre hipospadias en el-pene.com. Esta ha sido la explicación más completa que haya visto, sobre la manera en que estoy construido, y respondió a algunas preguntas que he tenido desde hace muchos años. Me he preocupado de vez en cuando sobre una pija que es diferente que "lo que se supone", pero una vez que me volví sexualmente activo como gay al comienzo de los 30 años me di cuenta de que las diferencias no eran particularmente importantes para mí o mis parejas.

Mi primer recuerdo de mi pene fue una curiosa e inexplicada visita a un hospital cuando quizá tenía 8 años. Un doctor que no conocía empujó hacia atrás el capuchón de mi pene y expuso mi glande por primera vez... pensé por muchos años que me había hecho daño porque la arruga roja ¡nunca se fue!

Cuando tenía 10 u 11 años, un chico vecino me mostró que él podía hacer salir lo que se veía como leche de su pene cuando se lo frotaba, y tomó varios años de intensos esfuerzos hasta que yo pude hacer que mi pene hiciera algo similar. Pero mi pene parecía ser defectuoso - todo lo que podía obtener eran chorros de fluido que eran como leche pero que pronto se volvían claros... Pero las sesiones diarias fueron el comienzo de un hábito de atención para toda la vida - ¿podría llamarlo un affaire amoroso? - con mi pija. Y, he disfrutado haciendo esos chorros lechosos ¡muchos miles de veces desde entonces!

A los quince años o algo así, estaba orgulloso de mi pija dura, y un día se la mostré a grupo de mis amigos - que me hacían bromas porque tenía un "choto" doblado hacia abajo. No se molestaban en mencionar - y pasaron años hasta que lo entendí - que mi pija era más grande que la de la mayoría - alrededor de 6 3/4" (17 cm) de largo y 5 3/4" (14,6 cm) de circunferencia estando erecto. Jugando con otros chicos, también me volví consciente de las diferencias... Nadie más tenía dos aberturas para orinar - adelante en el glande y otro justo debajo de la cabeza. También tengo un capuchón que cubre parcialmente la cima de mi glande - realmente muy conveniente como un mango cuando orino. Obviamente, tener 2 aberturas significa que la dirección del chorro es algo impredecible - suficiente para manejarlo en un orinal, pero en los baños siempre me olvido al comenzar. Me irrita... también soy tímido para orinar, lo cual siento como irónico para alguien que gusta de mostrar su pija y conduce rituales de masajes eróticos.

Cuando busqué apoyo en la escuela para tratar y resolver las cosas, el psiquiatra me envió a un urólogo, que masajeó mi pija dura y dijo que no tenía nada de qué preocuparme porque mi pija trabajaría sencillamente bien y era más grande que la mayoría. Si él mencionó hipospadias no me acuerdo. Pero todavía estaba preocupado porque mi pija dura estaba curvada, y yo no podría realizar el coito, aunque mi creciente conciencia gay hizo que eso me preocupara menos. La cabeza también es más corta que la mayoría, por lo que mi pija parece mocha, pero ese podría ser simplemente efecto de la anchura - aproximadamente 2 pulgadas (5 cm) estando erecta. Cuando yo estaba en la escuela secundaria yo atribuía la curvatura hacia abajo incorrectamente a la influencia opresiva de mis calzoncillos sobre mis constantes paros - otra de las ideas que me surgieron cuando no se ofrecían explicaciones.


Yo realmente no acepté mi naturaleza gay hasta 1975 cuando tenía 32 años, entonces rápidamente lo hice público y entré en un largo vínculo en el que el sexo e intimidad eran muy importantes. Era mi amante el que me presentó a la Escuela de Masaje Eléctrico del Cuerpo, y en la última docena de años he hecho varios que sus talleres, en los que se usa el poder de energía erótica para el juego, el crecimiento personal, y la curación de la comunidad, y yo también he llegado a dirigir las sesiones de masaje eróticas grupales y frecuentemente el masaje de intercambio comercial. El trabajo del Cuerpo Eléctrico me ha hecho mucho más relajado en relación al sexo, y me ayudó a que integrara mi naturaleza erótica con el resto de mi vida. De vez en cuando alguien comenta sobre la apertura uretral extra, pero no he oído ninguna queja. Realmente no pienso más sobre él cuando estoy con alguien. Como para cuando me estoy satisfaciendo a mí mismo, uso siempre mucho aceite - almendra o coco – así puedo mantener la ida durante un largo, largo tiempo!

En los últimos años yo he empezado a ser el compañero activo en el coito anal y encontré que el doc del colegio estaba en lo cierto. Algunas posiciones trabajan mejor que otras (yo podría escribir volúmenes...) y mientras que unas pocas son incómodas, mi larga experiencia como compañero pasivo me ha enseñado que eso es cierto para cualquier hombre - cada uno con sus únicos atributos de longitud, rigidez, curvatura y sensibilidad. ¡Estoy orgulloso decir que yo hago un trabajo muy eficaz y agradable como uno de los mejores!

Si de algo estoy apenado, es por haber gastado tanta energía preocupándome por ser diferente porque nadie se atrevió a explicarme mi pene mientras yo estaba creciendo. Mi consejo a alguien más con hipospadias sería aprender sobre usted mismo, aprender que el suyo es sólo uno de una rica variedad de penes que la naturaleza nos ha dado, y pruebe las muchas maneras agradables y enriquecedoras de emplearlo. Pronto encontrará el suyo siendo muy eficaz y apreciado. Y si usted está en el área de Boston y quiere un masaje, ¡estaré feliz de demostrarlo y apreciarlo! harussell@aol.com


Otro relato:

Tengo hipospadias muy moderado y curvatura. Desafortunadamente, me ha causado tanto padecimiento psicológico y emocional que es como si hubiera nacido discapacitado. El problema es cosmético, pero cuando estás hablando de algo como el pene, no importa si es cosmético o funcional... cualquier anormalidad es significante, y una gran parte de ser varón y tener pene ES cosmético. No puedo tener sexo sin que sea constantemente una preocupación para mí, yo simplemente no tengo un sentimiento de bienestar conmigo mismo que sospecho que tiene la mayoría de los hombres cuando tienen sexo. En todo caso, la razón por la que escribo es para compartir mi consejo en 2 cosas que pienso que cualquiera con este problema, o cualquier padre que tiene un hijo con este problema debe leer:

1 Si su hijo tiene cualquier clase de anormalidad del pene, es LEJOS mejor tener el problema arreglado mientras él es chico (6-12 meses) en lugar de esperar y "hágalo escoger" como la Intersex Society of America (Sociedad Intersex de Norteamérica) sugiere. [NB: Nota del Editor: La INSA acentúa que el hipospadias es como una condición de intersexo. Esto no es claramente pertinente en casos de anormalidad donde el individuo tiene la genética masculina normal y un pene hipospádico moderado a severo.] Cualquier cirugía a esa edad probablemente no se recordará incluso por el niño.... y el efecto psicológico de tener incluso las anormalidades más ligeras al ser mayor será psicológicamente probablemente muy espinoso.

2 Esté seguro de encontrar a un doctor que tenga extensa experiencia en urología reconstructiva y no vaya solamente a su doctor local. Muy pocos urólogos saben cómo reparar el hipospadias apropiadamente y con éxito. Yo no sé cuál es su política al anunciar referencias de doctores en su página, pero estoy seguro que las personas con este problema se beneficiarán de saber quién es bueno y quién no lo es. Me pregunto todos los días si aún vale la pena seguir con mi pene reparado, considerando los riesgos y la idea de "por qué yo no puedo tener un pene normal?"


Nota del editor: He recibido muchos e-mails de hombres hablando de suicidio y del deseo de terminar la lucha. Pero también he recibido muchos e-mails de hombres que han podido establecer vidas felices con una pareja - gay o heterosexual - y yo sé que éstos no son pensamientos de deseo, porque me he encontrado con algunos de estos hombres personalmente. 

El mejor consejo que yo puedo dar es éste: el club Yahoo! de la "Hypospadias Association of America" (vea los enlaces arriba) está compilando una lista de expertos quirúrgicos y de asistencia psicológica. Contáctelos para más información. Pero cualquier cosa que usted haga, dígale a alguien sobre el problema, personalmente o en un club de Internet, porque "sacarlo de su cabeza" es crucial para su bienestar emocional.


Y otro.

Sí, yo lo tengo. Un caso muy moderado, por cierto; pero lo tengo de todos modos. Nunca me dí cuenta que mi pija era anormal, y ciertamente nunca había oído el término "hipospadias" hasta que una prima mía, que es Enfermera Titulada, me lo mencionó hace aproximadamente 7 años.

Yo recuerdo siempre tener momentos difíciles para hacer pis "en línea recta" cuando crecía, y aún ahora. Pero nunca se me ocurrió que algo estuviera mal, aunque era sumamente frustrante intentar hacer pis sin pegarle al borde del inodoro al menos alguna vez estando de pie allí. Era más probable que le pegara al borde cuando recién comenzaba a hacer pis y tenía que ajustar el objetivo de mi pija como para entrar tanto como fuera posible en el retrete. Era imposible determinar exactamente dónde iba a ir la meada cuando yo comenzaba. En las raras ocasiones en que todo el pis iba en el cuenco del retrete desde el principio hasta terminar lo consideraba como un logro mayor; subconscientemente nunca podía entender por qué no podía hacer eso todo el tiempo. Bien, ahora lo sé. No es algo sobre lo que pienso mucho ahora, sin embargo.

Como un jovenzuelo en la escuela primaria y en la escuela secundaria, yo notaba los pitos de otros tipos en el baño o vestuario del gimnasio y era consciente de las formas y los tamaños diferentes. En un nivel subconsciente, surgió en mí que no había ninguna forma o tamaño definitivo. Cada uno era realmente único a su dueño y nunca entró en mi mente que habría una cierta norma por la que todos debieran juzgarse. El tamaño del pito nunca fue mi preocupación; pero para ser justo, yo sabía que el mío propio no era realmente pequeño, aunque ciertamente no era grande. Si se hubiera dicho que el mío tenía 3 o 4 pulgadas totalmente erecto, entonces probablemente no habría estado tan satisfecho por esto. En cuanto a circuncidado vs. incircunciso, yo pertenezco a la primera categoría. De nuevo, mientras yo crecía, era subconscientemente consciente de las pijas incircuncisas (yo tenía algún primo varón con el que era íntimo, así como otros que había notado en la escuela), pero no era algo a lo que prestara mucha atención ni en lo que pensaba demasiado. Ellos eran sólo extrañamente diferentes y eso es hasta donde llegaba a mi mente. Sobre el tema de masturbación yo no me metí con eso hasta aproximadamente 3 meses y medio después de cumplir 14 años - yo era un retrasado. Pero teniendo hipospadias nunca pareció ser un problema en considerar. La misma cosa cuando yo descubrí el sexo.

Mi tamaño del pito está bien en el promedio, el sexo nunca ha sido un problema (yo soy estrictamente heterosexual), y en esta fase de mi vida (en unos días tendré 44) yo no veo la necesidad de la cirugía correctiva. Supongo que soy uno de los afortunados con esta condición. Me doy cuenta ahora de leer su página web de información sobre hipospadias que podría haber sido un infierno mucho peor. De hecho, lleva repitiendo aquí que yo soy de verdad uno de los afortunados con esta condición. Para obtener una idea visual de cómo es mi caso, usted puede verificar el álbum de fotografías de Stoutfred en el club hipospadias de Yahoo!. Pulse el botón en las miniaturas y compruebe la fotografía #5. Mi pija es muy similar a esa. O puede ver las fotografías compiladas del sitio web de CIRCLIST que se exhiben en el sitio de Yahoo! Pulse el botón en las miniaturas y mire la fotografía #2 y la fotografía #4. De nuevo, el mío es muy similar a esos. Va como dice el refrán que sería bueno si yo no tuviera esta condición en absoluto; pero yo tomaría mi caso definitivamente encima de todos los otros de los que he visto fotos en el sitio Yahoo hypospadias club. De todos modos, espero que este relato personal sea útil de alguna manera a otros con esta enfermedad.

Muchas gracias por tener esta información tremendamente importante disponible en su sitio web. Me siento mucho mejor sabiendo más sobre esta condición, y estoy seguro que hablo por muchos, muchos otros hombres en el mismo barco.       Anónimo en N.C.


Y de nuevo.

Vivir con Hipospadias - mi historia

He notado con interés los varios relatos contados en este e-grupo [Editor: vea los enlaces arriba.] y en otros lugares en Internet por personas que han tenido un poco de experiencia de hipospadias. Cuanto más leo, más me pongo feliz de que mis padres hayan tenido la sabiduría para ignorar a los cirujanos y no hacer nada con mi hipospadias. Para ser absolutamente honrado, ellos probablemente habrían hecho algo si yo hubiera nacido actualmente, porque siempre les molestó que ellos pueden haber tomado la decisión equivocada. Sin embargo, yo tengo ahora 52 años, y su decisión se tomó al final de la Segunda Guerra Mundial cuando la cirugía plástica estaba en su infancia. Por consiguiente, ellos probablemente tuvieron la buena advertencia que realmente, los riesgos lejos pesaban más que cualquier resultado cosmético que ellos podrían haber logrado. Así que yo me ahorré el dolor de la cirugía, y cicatrices y resultados inciertos. Yo todavía tengo mi hipospadias. Con el tiempo le dije a mi padre (mi madre se murió cuando yo tenía 23 años) que yo estaba muy contento por lo que ellos no habían hecho, pero que lo que me había herido era que ellos no me hubiesen dicho absolutamente nada sobre eso.

Para el registro tengo un hipospadias moderado con la apertura no muy lejos atrás de la base del glande. (Una foto borrosa se anuncia en la sección de los archivos de este e-grupo si usted quiere ver cómo se ve.) Y lo que usted sabe, todo trabaja bastante bien sin ningún dolor, constricciones, cicatrices o erecciones deformadas. (Si alguien quiere más información fotográfica, incluso una erección completa para el registro, por favor avíseme directamente.) No es perfectamente recto, a veces es difícil orinar en línea recta y necesito mucho control pero puede hacerse. Mejoré al envejecer y puedo controlarlo bastante bien para orinar con exactitud y sin rociar por todas partes. También tengo función sexual completa y jamás tuve ningún problema para lograr la paternidad. Francamente yo incluso me he vuelto un poco aficionado a él. ¡Después de todo es diferente!

Tengo dos hijos, un varón y una mujer, y ellos son ambos grandes chicos, ahora tienen 29 y 24 años. Oh y para la señora en el e-grupo que estaba asombrada de que ella podía tener dos hijos con hipospadias - una "probabilidad de uno en un millón"  dijo ella - mi hijo también tenía hipospadias. Aunque no se hereda estrictamente, las probabilidades son que una vez que un varón en la familia lo tiene, aproximadamente 1 en 14 de sus relaciones masculinas directas también lo tendrá. Puesto que la condición original tiene una proporción de 1 en 300 en la población masculina, eso hace las chances de dos en la misma familia a la de aproximadamente 1 en 4000 de nacimientos masculinos y hay dos nacimientos de ellos subsecuentemente - eso significa uno en 2000 chances de ambos teniéndolo. Difícilmente la chance de uno en un millón de personas que piensa la gente.

He verificado mi árbol familiar y creo que es probable que haya ocurrido en por lo menos 5 otros parientes masculinos sobre 5 o 6 generaciones. ¿Por qué? Una persona fue llamada Charlotte al nacer y misteriosamente se casaría como Charles, pero el matrimonio nunca ocurrió. Nosotros hemos supuesto que éste era un hipospadias severo donde él parecía mujer superficialmente al nacer, pero se ha vuelto evidentemente varón al dar sus hormonas un puntapiés en a la pubertad, pero entonces no pudo consumar su matrimonio, porque no fue registrado. También conozco a por lo menos 4 otros varones que “nunca se casaron” con poca explicación. Por lo menos dos de mis parientes masculinos cercanos, hermanos, también viven juntos en aislamiento no habiéndose casado nunca. El padre de mi chozno también fue un niño expósito (nos contaron que de aquí fue sacado el curioso nombre.) ¿Era posible que él también tuviera hipospadias y fuera rechazado y abandonado por su madre alrededor de 1780 cuándo nació? Quizá todo sea especulación, pero hay suficiente evidencia para convencerme de la proporción de 1 en 14 cuando usted nos cuenta a mí y a mi hijo también.

Y sí, para ahorrar a mi hijo de algo de la vergüenza que yo tuve como niño que crece en la escuela, teníamos entonces su hipospadias corregido. Dos operaciones se llevaron a cabo en el Great Ormond Street Hospital en Londres a la edad de entre 2 y 3 años, afortunadamente sin efectos negativos (él me dijo). Dudo de que yo hubiera hecho lo mismo hoy, pero en ese momento, yo no sabía nada de los riesgos y él ha dicho que se alegraba que nosotros lo hiciéramos. Afortunadamente, pienso que fuimos al lugar correcto porque los cirujanos que había allí eran pediatras con experiencia en el preeminente hospital de niños de Londres. Todavía lo es.

Cuando miro hacia atrás a los problemas que yo tenía como niño, no eran absolutamente nada cuando pienso en el dolor y sufrimiento de algunos niños que pasan por una corrección - que tiene una proporción de fracaso de más de un 10% para muchos de los procedimientos. Yo me he carteado con muchos de aquellos afectados por los fracasos durante los últimos años, y para la mayoría de los relatos que oigo no puedo dar ningún consejo porque ellos ya son desastres. Me asombra la fortaleza de algunos de ellos, habiéndose realizado operaciones múltiples con (parece) a menudo sólo cada vez peores resultados.

A veces escucho a adultos de Medio Oriente o India que no han podido hacerse nada de más chicos, pero lo piensan ahora antes de casarse. Mi advertencia siempre es la misma. Si no tienen ninguna dificultad física con el pene sin modificar, aún si es pequeño y/o doblado y les causa vergüenza, aún es probable que no valgan la pena los riesgos asociados con una corrección. Pero también doy énfasis a que la decisión es la del dueño del pene, no la mía ni la de nadie más.

En otras palabras, sea consciente de los riesgos y tome su propia decisión, basado en ese conocimiento. Si ya es adulto, entonces los peores tiempos de vergüenza se terminaron. Lo que usted necesita es una relación honesta y abierta con una pareja, a la que le explique exactamente lo que tiene antes o al comenzar cualquier relación seria. Entonces no será un golpe para esa persona al verlo la primera vez. En realidad usted puede aprender a disfrutar la diferencia de explorar sus capacidades juntos. Ahora, siempre habrá una proporción de mujeres que huirán de usted demasiado avergonzadas de discutirlo. Ese es el problema de ellas, no el de usted. Es mejor encontrarse con eso antes de casarse que durante la noche de bodas. Yo le dije a mi futura mujer de eso muy al principio de nuestra relación (después de aproximadamente 4 semanas) y aunque estuvo regularmente interesada, no marcó una diferencia en nuestra relación y y hemos estado casados por más de treinta años. Esto fue hecho un poco más fácil para mí porque ella también era enfermera y comprendía de qué se trataba todo esto. Ahora ella dice también que estoy obsesionado con eso porque está tan acostumbrada, ella no puede comprender que todavía podría ser un problema para mí, solamente por discutirlo como aquí en Internet.

Cuando vivimos separados de mi esposa por unos años (principalmente por un trabajo que tenía que nos apartó 600 km por 3 años), también tuve una segunda relación con otra mujer que lo adoraba absolutamente y no pudimos tener suficiente sexo. Realmente necesitaba esa relación sólo para probarme a mí mismo que el hipospadias no era un problema para mí. De veras  parece que la sola forma del glande al ser más ancha que lo normal es bueno para una amante porque aumenta su placer.  Eso es algo positivo que puedes esperar contarle a tus hijos, algo que tienen que nadie más puede tener.

Para adultos que piensan en obtener una corrección porque han estado muy avergonzados para abordar a una mujer para casarse o para tener sexo, o aún para tenerla como amiga, he sugerido en el pasado que averigüen sus capacidades sexuales antes de decidir una corrección. A menudo las dificultades que temen son más imaginarias que reales, y no deben ser motivo para una operación, excepto posiblemente en los casos más extremos de curvatura, donde el ángulo es tan grande como para hacer la penetración muy dolorosa o imposible.

Para averiguar sus posibles capacidades o problemas, esto puede ser a través de un acercamiento honesto a la potencial amiga o esposa para intentar el sexo, no una imposibilidad en nuestra era más esclarecida, o si eso simplemente no es posible, aún pagando por sexo. Esto les permite averiguar sus limitaciones antes de discutirlo con una amiga o habiendo problemas irreconciliables en el matrimonio. De nuevo, cada persona debe decidir por sí misma basada en sus propias circunstancias y creencias personales. Nunca me ocurrió siendo un adulto joven de tener que ir a una prostituta, pero tuve la suerte de encontrar a alguien comprensivo cuando tenía 20 años, y nunca más fue un problema entre nosotros. Para algunos de los jóvenes con quienes he hablado por Internet, muchos están llegando a los 30 años o más y todavía son vírgenes. Tienen demasiado temor al ridículo y no han intentado un acercamiento a una mujer para tener sexo. No han tenido ninguna guía como niños o en la pubertad y por lo tanto necesitan mucho más apoyo psicológico que quirúrgico.

Creo que vivir con hipospadias no necesita ser el fin del mundo que los doctores parecen pensar que será, y es muchísimo más seguro que sus más bien desacreditadas operaciones. Cuando intento discutir esto con ellos, ¡¡¡no pueden creer que alguien con hipospadias no quiera tener sus maravillosas operaciones!!! No puedo entender por qué siempre recomiendan que los más jóvenes se hagan las correcciones tan pequeños. Yo no fui consciente de la diferencia hasta que tuve por lo menos 8 años, así que realmente no hay apuro en tomar una decisión, y teniendo 8 años puedes involucrar a tu hijo en cualquier decisión que tomes, aparte del hecho de que el pene es más grande y más fácil de trabajar. Pero debes hablarlo con tu hijo desde el primer día, de la misma manera en que lo introduces lentamente a los hechos de la vida tan pronto como puede manejarlos. Jamás sentí deseos de suicidarme a raíz de mi hipospadias, pero he hablado con algunos con los penes destrozados que ciertamente han sentido que su vida fue arruinada y lo han contemplado.

Recuerde que hay un riesgo como con cualquier operación y desgraciadamente la proporción de fracaso alta es bien conocida (al menos 8%.) De lo que leo aún hay un factor más alto por lo que muchos han descrito como "problemas" necesitando seguir las operaciones (p.ej., fístulas, cicatrices, etc.), pero que no pueden llamarse "fallas" por los doctores que las parecen reservar solamente para el fracaso completo de la reparación. A veces el pene puede volverse desvitalizado y puede perderse completamente. Un precio muy alto que pagar y ha ocurrido en algo tan simple como la circuncisión. Simplemente recuerde qué difícil es para alguien con problemas en esta área, llevarlos a un cirujano para pedirle ayuda o para dolor posterior, trabajar sobre ellos. De lo que leo de otros, muy a menudo tienen todos los problemas de la cirugía y el problema original, un meato urinario en el tronco del pene, no ha sido realmente reparado.

Lo que un muchacho joven con hipospadias necesita es lo que yo no tenía. Información precoz sobre lo que es, y una conexión con otros con la condición, de modo que no piensen que son los únicos. Así, cuando sus sean suficientemente grandes para comprender, anímelos a averiguar sobre esto tanto como sea posible y hable con otros con la misma condición. La Internet es tan útil para poder hacer esto impersonalmente. Esto los ayudará a superar los tiempos difíciles esté corregido o no. Pueden hablar con un viejo desfachatado como yo y aprender que pueden vivir con él. Sólo cuando cuando sean suficientemente grandes para comprender los riesgos, juntos, ellos y tú, deben tomar la decisión sobre si hacer algo por eso o no. No lo haga sólo para mostrarlo a sus amigos. ¿De quién es el pene en definitiva?

Como dije antes, sólo comencé a darme cuenta de que era distinto a los otros chicos de la escuela alrededor de los 8 años. Esto fue cuando un grupo de nosotros trataba de apagar un pequeño fuego que habíaque habíamos iniciado usando el método de orinar. Yo de alguna manera hice pis sobre el pie de mi mejor amigo, y todos se pusieron un poco curiosos de cómo el mío hacía pis hacia abajo cuando era apuntado horizontalmente. No les pude decir por qué era como era y pronto el incidente fue olvidado por ellos como una moderada rareza, y no tuvieron más interés. Sin embargo yo estaba muy confundido sobre por qué era tan diferente. Había crecido con mi hermana y sabía cómo se veía ELLA. ¿Qué era yo? ¿Era alguna clase de híbrido?

Fue notado unas pocas veces más en mi escuela secundaria cuando crecí. Teníamos un gimnasio y una pileta cerrada de agua caliente en la escuela privada inglesa (de varones solamente) a la que asistía. Después de la gimnasia era de esperarse que tomáramos un baño en la ducha común abierta (nada de intimidad) y después zambullirnos a la pileta, todavía desnudos, para nadar y relajarnos. De nuevo fue advertido unas veces (no más de dos o tres veces) y generó algún interés local y algún dedo señalando. A esas alturas ya estaba avergonzado pero simplemente me fui, me sequé y me puse la ropa. Si mis compañeros lo discutieron después, ellos no me lo preguntaron. Sin embargo eso jamás me hirió físicamente y seguí con las cosas más importantes de mi vida, probablemente volviéndome más tímido a medida que pasaba el tiempo. En una ocasión estaba en la pileta por mi propia cuenta con otro muchacho mucho más grande y él vino detrás de mí y me sacó el pene. No sabía qué hacer y tuve una erección cuando lo agarró. Me preguntó por qué era como era y le expliqué que era como yo había nacido. Después de satisfacer su curiosidad (él probablemente la había notado previamente a la distancia o lo había escuchado de otros), me dejó solo y no escuché más nada sobre eso. Esta es la suma total de mis embarazosas experiencias de 12 años de escuela. Dolorosas en su momento, pero ciertamente no suficientes para justificar los riesgos de corregirlo quirúrgicamente.

También recuerdo yendo a una exposición de agricultura con mi papá, a los 14 años o algo así, el baño de hombres estaba en una zona separada con un pilón a nivel del piso. Recuerdo estar avergonzado de tener que hacer pis en eso con todos los demás mirándome al yo no poder embocarlo en el lugar correcto, pero no sé si alguien más realmente lo advertía o no. A la salida sin embargo, noté que alguien estaba orinando en un rincón y me miraba al pasar. Estaba sorprendido de ver que él (un adulto) también tenía un pene que se veía exactamente como el mío, excepto que era mucho más grande y más gordo (posiblemente también tenía una ligera erección.) Por esta época estaba bastante obsesionado con la idea que yo era único y solía aprovechar cualquier oportunidad para ver a otros. Había visto a muchos de mis amigos de la escuela en las duchas, y algunos presumiendo fuertes erecciones, pero para mi desengaño nunca había visto a ninguno como el mío. Así que cuando finalmente vi otro en la exposición de agricultura, estaba exultante porque sabía que al fin que yo no era el único.

Finalmente, cuando tenía 17 años, encontré en un libro de texto de biología de la biblioteca que yo no era el único, sino que tenía una condición bien conocida. Era la primera vez que me enteraba cómo se llamaba y que también era bastante común (aunque no podía pronunciar el nombre.) Pienso que fue el punto en donde empecé a vivir con él y dejé de preocuparme, lo cual alcancé finalmente después que dejé la escuela, seguí en la universidad y perdí la virginidad a los 20 años. Yo también toda mi vida me sentido mucho más cómodo en la compañía de las mujeres y encuentro difícil hacer amistad con hombres. Pienso que esto surge de ambas cosas, de crecer con mi hermana y de mis incómodos días en mi escuela de varones, donde me aparté de la masa de mis compañeros de clase y sólo confiaba en muy pocos de mis amigos más cercanos con una visión muy cercana de mi “secreto”. Pronto encontré mujeres para ser mucho menos crítico y entonces fue más fácil continuar y pude confiar más.

El resto de mi vida ha estado totalmente carente de eventos en lo que se refiere al hipospadias. Aunque no lo he discutido con nadie excepto mis amantes (ha habido una o dos a lo largo de los años) hasta hace pocos años, con posterioridad lo he discutido en Internet con mucha gente, y personalmente con una o dos buenas amigas (todas mujeres, por supuesto.) Nunca pude discutirlo con otro hombre al menos que ya supiera lo que era. Aún entonces, yo comenzaba la conversación diciendo que la tenía mi hijo y esperaba hasta que pudiera decir que sabía mucho porque a mí también me afectaba.

También he aprendido que puede ser causado por muchas cosas diferentes y que no es algo que mi familia u otras pasan de vez en cuando al infortunado niño. Soy un científico del medio ambiente y me he vuelto involucrado en el debate sobre la ruptura endocrina que parecen estar causando el incremento en la incidencia de hipospadias más que cualquier otra cosa. Es interesante advertir que, del estudio CDC, es la frecuencia de las formas más severas de hipospadias la que está aumentando - no las formas más moderadas como la mía que son más probablemente hereditarias. Entonces, es imperativo sacar nuestros debates más y más a la luz, para que los que no conocen la condición y sus posibles causas se familiaricen con ella y nuestros hijos puedan evitar caer en la cirugía solamente por razones cosméticas al poder verlas sólo como un extremo del natural rango de variación.

Recuerdo hablándole a alguien en una conferencia donde se mencionaba al hipospadias como un resultado de la ruptura endocrina de la madre, que mi hijo y yo también la teníamos. Una mujer que escuchaba nuestra conversación finalmente me preguntó en privado qué era. Le expliqué y ella se apuró avergonzada, probablemente deseando jamás haberlo preguntado. Pero el incidente me dejó completamente sin afectar y sentí pena por ella porque era alguien que trabajaba en el campo y obviamente no se había percatado que esas cosas podían ocurrir. Ella necesitaba ayuda para entenderlo, no yo. Cuanto más gente lo conozca, menor será el problema para nuestros hijos.

Para quien está pensando en la cirugía, por favor, haga una pausa y piense sobre esto involucrando a su(s) hijo(s) en cualquier decisión. No hay apuro - no es una decisión de vida o muerte y tenga en cuenta el viejo refrán de los carpinteros - mida dos veces y corte una.

Si alguien quiere discutir esto privadamente conmigo - mandar un e-mail a kenmi@melbourne.hotkey.net.au


¡Dos historias positivas!

Mi esposo tiene una forma algo moderada de hipospadias - la uretra se abre justo debajo de la cabeza - y hace algo como treinta años cuando nació, los médicos no ofrecieron la opción de cirugía correctiva. Él había tenido una seguidilla de infecciones del tracto urinario hasta que vio un doctor que lo examinó realmente y le informó de su condición. Él esta seguro en cuanto a su "diferencia" y jamás anduvo tras la cirugía para corregir el defecto. El lado positivo es éste... mi útero está inclinado hacia atrás de manera que el cerviz apunta en dirección contraria a la normal... A menudo tenía dolor con mi ex marido pero cuando encontré mi actual esposo e intimamos, no experimenté nada de dolor. Apuesto que el "gancho" tomó un desvío alrededor de mi cerviz sensible y hacemos el amor ¡maravillosamente! ¡Apuesto que Dios nos creó para encajar juntos!

Y

Corrí a través de su sitio web por curiosidad. Tengo 34 años y tengo hipospadias y simultáneamente, también sentía que era anormal. Lo admito, cuando estaba creciendo he tenido que explicar cosas a otros muchachos en más de una ocasión. No sentía como que eso era gran cosa y ellos deben haber coincidido porque nunca fui motivo de diversión. Mi vida sexual comenzó a florecer en mis años de colegio y fue una época de gloria. Las chicas (que habían dormido conmigo) en vez de decirles a las otras chicas que yo era deforme o anormal, se jactaban con sus amigas de cuán grande era. Mi pene tiene 8½ pulgadas (21,6 cm) de largo cuando está erecto, tiene una pronunciada curva hacia abajo (como una banana) y la cabeza es enorme porque está más o menos separada en la base. Mi agujero de orinar está localizado en el tronco muy cerca de la cabeza. Todas las chicas con las que he dormido no parecen obtener lo suficiente. Quizá sea por la curvatura, por el tamaño de la cabeza, o ambos. Tipos con este "problema" pueden llegar a áreas dentro de la vagina que muy pocos otros pueden. Piense en esto - si usted está haciendo un estilo perrito ¡usted tiene máxima presión en su punto G! Afróntelo, si usted es capaz de obtener las damas para sacarles la ropa y tener sexo, no importará en lo más mínimo cómo se ve si pito, lo que importa es lo que hace con él. Cualquier mujer le dirá esto - y le estará diciendo la verdad. No estoy tratando de parecer que soy un "semental." Estoy tratando de apuntar que esta condición no debe ser pensada como deformidad, es parte de usted que lo hace único. Es algo que una amante obtiene de usted que ¡NUNCA obtendrá nuevamente si ella deja que usted se vaya!

[Comentario del editor: Muchos sujetos con hipospadias realmente también se han cambiado de tamaño. Tienes razón en todos los comentarios que haces, pero cualquier sujeto que tiene la condición de la manera en que tú la tienes sabrá la verdad de lo que dices (bueno, quizá lo hará, ¡esperemos!) Para alguien que está luchando con el hipospadias y el tamaño, bien, no pienso que las cosas sean tan fáciles. Estoy contento de que hayas tenido tan fantástica experiencia... eres un sujeto afortunado.] 


Otro relato - esta vez de Epispadias - la versión más severa de hipospadias, donde la abertura de la uretra se desplaza hacia atrás, a veces sobre el escroto mismo. 

Nací en 1960 en Inglaterra, y me diagnosticaron Epispadias. Esta es una condición similar al hipospadias pero la diferencia es que la abertura de la uretra está arriba del pene más que en su parte inferior. En términos de severidad calificaría mi condición con un 6 siendo 10 la peor, pero esto sólo está basado en un conocimiento limitado del tema. El canal uretral no existía, y mi pene tenía el aspecto de estar dividido en dos por un cuchillo. Mis genitales son pequeños, ahora que soy adulto sólo miden 1.5" (3,8 cm) en el estado fláccido y 3" (7,6 cm) estando erecto. Al crecer me volví consciente de que era distinto, mi primer recuerdo es a la edad de 5 años. Estaba esperando afuera de un hospital en la camioneta de mi padre con mis maletas empacadas esperando a ser admitido. Pero el cirujano había decidido que era demasiado chico y que debería esperar hasta que madurara, entonces tuvimos que volver a casa. Aparte de alguna ocasional visita al hospital  para monitorear mi progreso hubo muy poco impacto en mi temprana vida que pueda recordar. Había solamente un pequeño problema contra el que tenía que luchar, cuando orinaba rociaba por todas partes aun cuando me sentara y esto duró hasta que tuve 20 años. [No un pequeño problema, pienso - editor.]

Cuando fui a la escuela secundaria mi defecto de nacimiento se convirtió en más que un problema. El más inmediato estaba en las duchas. Estaba eximido para salvar mi vergüenza, pero tenía que defenderme de las preguntas de los otros muchachos, que siempre me ponían a la defensiva. Mi primera salida al hospital fue a la edad de 12 años, esto de nuevo causó un bombardeo de preguntas de mis compañeros de clase. No había malicia de mis amigos de la escuela, sino curiosidad natural, pero el efecto fue de aislarme, entonces me volví cauto y apartado. Mi primera operación fue grande, y estuve en el hospital tres semanas y tuve otras dos semanas de convalecencia. Durante mi estancia estuve en la sala de sala de cirugía plástica para hombres, porque la sala de niños estaba cerrada por re-decoración. Fue una época muy traumática porque el hospital era viejo y las salas eran abiertas, así que había una variedad de heridas a la vista. De todas mis operaciones, ésta probablemente es la que ha tenido el mayor impacto sobre mí. Los años de adolescencia son difíciles para todos los muchachos con las ollas físicas y hormonales hirviendo constantemente Cuanto más consciente me volvía de los cambios, y más me gustaban las chicas, me volvía más retraído y auto-consciente. Desarrollé una dificultad para hablar y a veces encontraba imposible hasta pronunciar mi propio sobrenombre. No tuve amigos íntimos y ciertamente no divulgué ‘mi secreto’ a nadie. Tenía miedo de ser ridiculizado por ambos sexos pero esto era sólo una amenaza percibida, porque nunca permití que la situación ocurriera. Era más fácil ocultarme y evitar situaciones más que confrontarlas.

A la edad de 20 años lo que yo esperaba era mi última operación. Ya había pasado por 4 desde los 12 años. Cada una había sido una progresión para reconstruir la uretra para habilitar un canal. La operación fue exitosa parcialmnte ya que algunos puntos de la sutura se habían roto y tenía que haber otra para cerrar finalmente el canal. Pero al menos estaba en camino a la semi normalidad y por primera vez podía pararme para orinar. Dos años después tomó lugar la reparación final aunque otro punto me dejó un agujero pequeño, que aún hoy tengo. Cuando estuve por última vez en un hospital, tuve algún pensamiento duro sobre mí mismo y mi futuro: si iba a tener uno, entonces tendría que empezar a tener citas. El último día le pregunté a una enfermera, después de todo ella sabía de mi condición y no era probable que se riera. Dijo que sí. Salimos dos años, el sexo funcionaba bien, pero mi inexperiencia y falta de auto-confianza a veces hicieron las cosas un poco complicadas. Rompimos porque yo vivía demasiado lejos y se estaba poniendo difícil estar juntos. Un año después encontré otra chica en el trabajo que más adelante se convirtió en mi esposa. Fue una gran sorpresa para mí que no hubiera ninguna reacción negativa a mi condición por parte de ambas, mi mujer o mi amiga anterior. Mi apariencia es ahora casi normal a pesar de tenerlo un poco más chico, hay un poco de cicatriz del lado de arriba justo debajo de la cabeza del glande donde los transplantes de piel no han tomado. Mi vida sexual es casi normal pero está restringida a algunas posiciones. Tuve éxito en producir mi primer bebé 2 años después de casarme ¡sin intentarlo demasiado! Mi hijo nació dos años después que mi hija y él nació normal.

Me siento muy amargado y apesadumbrado en relación con mis experiencias y problemas. Los médicos que me han tratado hicieron un buen trabajo desde el punto de vista quirúrgico, pero no hubo apoyo psicológico. Mis padres hicieron lo mejor que pudieron pero fallaron en ayudarme durante mis épocas más difíciles porque no me comprendieron. Una de las peores cosas fueron los medios - la imagen de la perfección masculina siempre está presente, y eso se combinó con mis percepciones de anormalidad. Pienso que esto está empeorando en este mundo moderno. Ya me he acostumbrado a mi pene y a mí mismo, es todo lo que tengo. Es posible llegar a creer que hay gente peor que tú como una manera de salirse del propio problema, pero esto viene solo con la madurez y el tiempo.

La herencia de mi vida anterior es que no puedo relacionarme con la mayor parte de los hombres y prefiero la compañía de las mujeres, lo cual es difícil porque soy extremadamente tímido con ellas. A través de mis habilidades en el trabajo he adquirido mucha auto-estima y mi dificultad para hablar ahora sólo está presente en momentos de estrés y cansancio extremos. Al volverme más viejo mis prioridades han cambiado y gasto mucho tiempo preocupándome por mis hijos y su futuro. De muchas maneras he sido afortunado, pero a veces es difícil verlo en el tiempo.


Enlaces

Hay varios clubs dedicados al hipospadias, donde usted puede intercambiar mensajes con otros que tienen este problema en sus vidas.

UK Hypsospadias Trust

Hypospadias Association

Club para la Asociación de Hipospadias, una asociación de hombres con hipospadias, padres de niños, profesionales de salud interesados en hipospadias y parejas de aquellos con hipospadias. Contiene un archivo de mensajes, muchísimas fotografías, y enlaces a otros sitios de interés, incluso una lista de cirujanos que saben lo que hacen - lo cual, lamentablemente, parece ser bastante raro. 

La Asociación también tiene un sitio web con recomendaciones de cirujanos, experiencias personales, e información sobre conferencias venideras sobre hipospadias. No necesita una id de Yahoo! para acceder al sitio web de la Asociación.

Otros enlaces de apoyo y muy útiles  

Circ list - hypospadias page (Circ list - página de hipospadias)

Esta es una página del sitio web de CIRCLIST (sobre la circuncisión) que tiene una presentación excelente de hipospadias con algunas fotografías claras y explícitas que pueden ser muy alentadoras.  También tiene un lindo relato personal de hipospadias que complementa los relatos personales en esta página. Usted puede acceder a la home page de CIRC LIST desde los enlaces a la página que lo llevan. El sitio entero bien merece la pena una mirada.

Hypospadias: A parent's guide to surgery (Hipospadias: Una guía para padres para la cirugía) 

Una pieza informativa y útil desde el punto de vista del "usuario" presentada por la Sociedad de Intersexo de América del Norte. NB. No pienso que todos los hipospadias sean el resultado de condiciones intersexuales: a veces lo son, pero a veces es sólo un accidente de nacimiento (es decir, una anormalidad congénita, de causa o causas desconocidas.)

Para padres o quienes enfrentan el problema de su propia Insensibilidad Andrógena hay un grupo de apoyo: un gran recurso: sincero, combativo, fluido. 

United Kingdom Intersex Association (Asociación de Intersexo del Reino Unido)

La Asociación de Intersexo del Reino Unido (UKIA) es una organización que trabaja en beneficio de gente intersexual. (Dicen: "Intersexual significa nacer con la anatomía o la fisiología que difiere de los ideales actuales de lo que constituyen hombres y mujeres 'normales'") Sus objetivos: "Educar, informar, y luchar para desterrar la vergüenza, la clandestinidad, los prejuicios sociales, la ignorancia y la estigmatización que rodean a las condiciones intersexuales; luchar contra el uso de la cirugía y otros tratamientos médicos para obligar a la gente intersexual a parecerse físicamente a las definiciones culturales de 'normal'; a luchar contra práctica ampliamente difundida de retenerle información a la gente intersexual sin tener en cuenta sus condiciones."

 

 

Visits to this page since September 10 2001